Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Algunas viejas pero agudísimas precisiones sobre poesía aplicables al oficio de escribir en medio del fango del subdesarrollo
Por Mario Palomo - Guatemala, 4 de noviembre de 2005
mariopalomo77@gmail.com

A Christian Loaiza “Chinón”

Es gratuito llenarse la boca hablando de “democracia” en un país como éste donde la mayoría imprime la huella digital por no saber escribir su propio nombre. Regalado hablar de “libertad” mientras la mayoría come salteado, cuando come. Ni hablar de la manera en que se manipula a las masas por medio de dosificar la información a través de especialistas de marketing político, lavanderos de la información comprometedora.

Larga la lista de colaboradores: periodistas amilanados, columnistas tibios y respetuosos (cundo no abiertamente serviles) del status quo, saltimbanquis de opinionismo “light”, oportunistas cobijados en la opacidad “posmo”, apologetas del orden establecido. Garantía mediática de que aquí todo sigue igual.

Pensando en todo ello vino a la mente un poema justo, un tanto añejo, pero paradójicamente actual;

“Sea cual sea su calidad, su nivel, su finura, su capacidad creadora, su éxito, el poeta para la burguesía sólo puede ser:

SIRVIENTE,

PAYASO o

ENEMIGO

El payaso es un sirviente “independiente” que nada maneja mejor que los límites de su propia “libertad” y que un día llegará a enrostrarle al pueblo el argumento de que la burguesía “sí tiene sensibilidad”. El sirviente propiamente dicho puede tener librea de lacayo o de ministro o de representante cultural en el extranjero, e inclusive pijama de seda para entrar en la cama de la distinguidísima señora.

El poeta enemigo es ante todo el poeta enemigo. El que reclama su pago, no en halagos ni en dólares sino en persecuciones, cárceles y balazos. Y no sólo va a carecer de librea y de frac y de trajes de noche, sino que se va a ir quedando cada día con menos cosas, hasta tener tan sólo un par de camisas remendadas, pero limpias como la única poesía.”

Roque Dalton

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.