Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

La Conquista se repite: espejos por oro en la cooperación europea
Por Mario Rodríguez - Guatemala, 18 de abril de 2007

Europa llega a Guatemala. Con ese pomposo titulo, la Delegación de la Comisión Europea anuncia la llegada de la comisaría Benita Ferrero-Waldner encargada de Relaciones Exteriores de dicha comisión, con el objetivo de firmar un acuerdo de cooperación con el Gobierno de Guatemala y un memorando de entendimiento entre la Comisión Europea y la Secretaría de Integración Centroamericana para los próximos años. 

El dilema que presenta la firma de este acuerdo de cooperación para el país, es que por un lado se acepta una cooperación, que en los momentos actuales es necesaria y en algunos casos urgente, pero que está condicionada al interés europeo por establecer las bases de un acuerdo de asociación entre ambas regiones cuyo interés principal y estratégico está afincado en lograr un acuerdo de libre comercio.

Y es un dilema para el país, más no para los dirigentes y gobernantes de ambas regiones, puesto que nos presenta por un lado, la alternativa de aceptar a la Unión Europea como un socio estratégico para lograr nuestro desarrollo, pero por otro estamos de hecho, y por efecto de lo que contiene el plan de cooperación, aceptando un  modelo de desarrollo basado fundamentalmente en la idea neoliberal del libre comercio, que beneficia a los capitales y no a las sociedades en general.

La comisaría Ferrero-Waldner viene al país a ratificar un documento que entre otros aspectos, le otorga prioridad a lograr la integración Centroamérica y la concreción de la unión aduanera. En el fondo, más que un interés por unirnos, la UE busca tener una herramienta que permita concretar los objetivos de las grandes empresas transnacionales europeas en la región, o sea tener una estrategia de seguridad regional acorde con el planteamiento de una sola región, un solo mercado, una sola legislación que permita la libre circulación de bienes, capitales y personas, lo que obviamente le permite a los inversionistas, mayor protección y acceso a mercados ampliados que beneficia a las empresas de servicios, y una legislación que unifique las leyes de protección a los derechos de propiedad intelectual, borre las dificultades que representan las barreras técnicas al comercio, uniformice las medidas fitosanitarias y las políticas fiscales diferenciadas entre los países. La integración Centroamérica se convierte en una herramienta de la UE para el logro de sus propios intereses, especialmente velando los intereses de sus inversionistas y de las empresas de servicios y no como un modelo de desarrollo socio-político para beneficio de los/as centroamericanos/ as.

En el ámbito de la cooperación, existe una cierta creencia que la cooperación europea es “buena” en términos generales y que sus intensiones siempre han sido favorecer a los pueblos. Quizás, porque  se ha idealizado este tipo de relación – dependencia; o porque hay también todo tipo de intereses que permiten una relación subordinada pero con beneficios colaterales que resultan ser un buen estimulo para aceptar el condicionamiento de la ayuda. O sea, que nos quieren hacer creer que si queremos la cooperación tenemos que aceptar lo otro y viceversa, como si lo que faltará fuera un complemento del mismo proceso. Más cooperación, pero más libre mercado; más integración, aún con más precariedad, pero siempre asegurando la cooperación y de paso con dialogo político incluido. Entonces la pregunta aquí es: ¿si ya tenemos acuerdo de cooperación y diálogo político, porque firmar un Acuerdo de Asociación, si no queremos el libre comercio?

Fuente: www.ciid-gt.org - Boletin Aportes No. 4 Abril 2007


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.