Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

En sus marcas, listos, ADA.
Por Mario Rodríguez - Guatemala, 18 de octubre de 2007

Este 22 de octubre, en San José Costa Rica se inicia un nuevo proceso de negociación para Centroamérica, con el objetivo de establecer un tratado de libre comercio, ahora con la Unión Europea., el cual se le ha denominado Acuerdo de Asociación. Este proceso tiene sus peculiaridades especiales, pues incluye dos aspectos que no han estado presentes en acuerdos anteriores, y estos son el dialogo político y la cooperación.

A lo largo de este proceso, hemos dicho que el dialogo político entre ambas regiones se inicio con el Dialogo de San José y está por cumplir 25 años. Pero si queda duda de ello, solo falta revisar lo suscrito en la declaración de Luxemburgo, de mayo del 2005, a tal grado que ahí se ratificaba el fructifico diálogo político y cooperación suscrito en el 2003 , y se llamaba a crear una zona de libre comercio, como objetivo estratégico común, según lo declarado en el Cumbre de Guadalajara en el 2004 . En ese mismo sentido, la comisaría Benita Ferrero-Waldner, se ha encargado de firmar los actuales convenios de cooperación con todos los países de Centroamérica, incluyendo Panamá, en el cual se encuentran ya las líneas estratégicas de la cooperación europea para la región y los montos ha desembolsar en los próximos 6 años. ¿Entonces, porque no llamar al pan, pan y al vino, vino?. El Acuerdo de Asociación, no es más que un tratado de Libre Comercio, al mismo estilo del Tratado firmado con Estados Unidos.

Ahora bien, lo novedoso en esta negociación, al margen de los componentes que incluye y a los que nos referimos anteriormente, está la coyuntura política y social que vive actualmente Centroamérica y a la cual nos queremos referir, más extensamente. En primer término se observa poca oposición social, o más bien, pocos grupos sociales organizados oponiéndose al Tratado. Si se compara por ejemplo con las pasiones desatadas en el mismo instante que George W Bush anuncio la intensión de Estados Unidos de establecer negociaciones con Centroamérica, en el caso Europeo, eso no ha pasado en todo el proceso. Casi desde su inicio hasta hoy, que se concreta la negociación, las voces criticando el proceso y el contenido de la negociación, han quedado al margen de la opinión pública, y salvo esporádicos desplegados de prensa y comunicados de grupos sociales, el proceso sigue una lógica distinta, sin ninguna oposición o critica al mismo.

¿A que se debe esto?. Puede ser a dos motivos, especulando un poco, pensamos que el primer motivo es que Unión Europea no se percibe igual que Estados Unidos, aunque en el fondo sean, actúen y persigan los mismos objetivos. Otro motivo, es que no se perciba como un Acuerdo de Libre Comercio, sino más bien como un acuerdo integral en donde la cooperación y el diálogo político son los soportes más importantes o de mayor peso, eso se puede deducir por ejemplo de algunos comunicados de ONGs que persisten en potenciar el diálogo político y por su puesto a la cooperación, como elementos fundamentales del Acuerdo, sin percatarse que la estructura de la negociación, y en si lo que se negociará, no tiene nada que ver con ambos componentes, pues estos ya tienen vida propia, al margen del Acuerdo.

Otro aspecto importante a resaltar es la distancia que separa a los pueblos centroamericanos de los pueblos que conforman la Unión Europea. En realidad, Centroamérica dejo de ser noticia cuando se firmo la paz, aún cuando los motivos que dieron origen a las guerras en la región aún persisten. Por lo tanto, lo que aquí pasa o deja de pasar, es ajeno para el cotidiano de la gente, para la prensa y para las sociedades en general. El interés lo tienen las empresas, las grandes inversiones europeas que ya están en la región, y las empresas centroamericanas que ya exportan y se benefician del sistema de preferencias que UE les otorga. Así las cosas, habrá que enfrentar por un lado la apatía de la gente para informarse de este Acuerdo, y la indefinición de algunos grupos sociales sobre la conveniencia o no del Acuerdo.

Otro asunto importante que resaltar en este previo al inicio del proceso de negociación es la derrota del No en el referéndum de Costa Rica. Esto ha generado la idea que ahora el camino esta abierto y expedito para todo lo que tenga que ver con libre comercio y eso no es tan simple. Los sectores que apoyaron en Centroamérica el Si de Costa Rica, especialmente los grupos empresariales grandes y hegemónicos en cada país piensan ahora que ya no hay que “perder” más tiempo y se debe de firmar cuanto antes estos Acuerdos, para así, garantizar la consolidación del modelo. Se olvidan que el ejercicio democrático de Costa Rica, al margen del resultado, nos dio una gran lección. Es necesario consultarle a la gente, y en definitiva dejar que sea la gente al final la que decida lo más conviene. Por ello, considero que hay que exigirle, tanto a la Unión Europea , como a los gobiernos de todos los países de la región que este Acuerdo de Asociación se ratifique, si y solo si, existan referéndum en todos los países y que el mismo no sea impuesto, al margen de las voluntades populares.

Ese ejercicio sería la mejor prueba de democracia y la Unión Europea debiera predicar con el ejemplo.

Mientras tanto, hay que comenzar a informarse del proceso, o mejor, de que es el AdA, pues podemos llegar a la meta, pensando en el Hada madrina europea, y nos vamos ha sorprender al encontrar a los mismos demonios que ya impactan la región con el CAFTA.

Fuente: www.ciid-gt.org - Boletin Aportes No. 13 - octubre, 2007


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.