Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 18 - 2020

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

La vida y la muerte dentro de la Cosmovisión Maya
Por Nana María Chiqui Ramirez - Guatemala, 29 de junio de 2020
ixlajuj@gmail.com

De nuevo la noticia en Prensa Comunitaria de la agresión sufrida a un grupo de seguidores de la Cosmovisión Maya en la aldea Las Pozas en Sayaxché Petén sacude el espíritu. Acusados de brujería que habían matado a otras gentes, estuvieron a punto de ser linchados. Ya hemos perdido al tata Domingo Choc y a otros guías espirituales Mayas víctimas de la intolerancia. ¿Seguimos en la inquisición?

Es más que evidente la ignorancia e intolerancia que está siendo alimentada por grupos religiosos que necesitan culpar a alguien de un hecho tan normal como es la muerte, especialmente en época de pandemia.

La ciencia confirma que el ciclo de vida de todo lo existente es: nacer, crecer, reproducirse y MORIR. Este ciclo de vida y muerte ha sido aceptado a través de miles de años por la humanidad como algo natural que tarde o temprano tiene que suceder. Sin embargo, el temor a lo que hay después de la muerte, coloca a los humanos en el borde del temor a lo que voy a sufrir después de muerto (a).

Cuando Dante Alighieri en su obra La Divina Comedia, introduce el "Purgatorio" la iglesia católica de ese entonces mayoritaria en Europa, lo toma y lo introduce como parte del MITO que acompaña a la muerte. En la edad media se refuerzan los pecados, como motores para ir directo al infierno. Nada podía limpiar ni el cuerpo ni el alma. El agua no servía, las oraciones y exorcismos tampoco. Solo el fuego podía limpiar nuestros pecados y salvarnos de seguir ardiendo en el infierno. De esa cuenta no se bañaban propiciando y contagiándose de manera espantosa cuando las epidemias llegaban a sus pueblos.

Y son estos mitos los que llegan a América (Abya Yala) chocando con las antiguas creencias del buen vivir de los pueblos originarios. Los diez mandamientos cristianos que en la práctica no cumplían los invasores como no matar, no levantar falsos testimonios ni mentir, no fornicar, no desear la mujer de tu prójimo etc. fueron impuestos a los pueblos originarios.

En el caso de la Cosmovisión Maya, los mitos de carácter moral señalan a las siete vergüenzas (Wukub Kakix): el orgullo, la mentira, la ambición, la envidia, la ingratitud, el crimen y la ignorancia, como los culpables de todos nuestros males. Como puede verse el orgulloso miente, lo mueve la ambición porque envidia lo que tienen los demás. Eso lo lleva a ser ingrato y a cometer crímenes por su ignorancia. La filosofía Maya no hablaba de "pecados", nos habla de "vergüenzas". Sentir vergüenza es una característica humana que nos otorga el Jaleb. Sentir vergüenza nos permite rectificar, corregir, perdonar, pedir perdón.

En el mito después de la muerte totalmente diferente para una cultura entre los Mayas que tenía variantes con los otros pueblos de Abya Yala, el cuerpo material debe retornar como ofrenda a la Madre Tierra por todos los años que nos alimentó. Nuestro Jaleb o espíritu que seguirá vivo, mientras tengamos quien nos recuerde, permanecerá cerca de su familia asesorándola en sueños, manifestándose en el aire, el murmullo del agua, el trino de los pájaros, el color de las flores, el aleteo del colibrí. De allí honrar la memoria de los ancestros tenía tanta importancia por sus enseñanzas de vida, su ejemplo (La película de Coco, es una buena forma de mostrarla de manera amena.)

Vivir de acuerdo, al respeto y la reciprocidad, la vida en colectivo guardando la individualidad, conociendo nuestro lugar en el Universo infinito, conociendo y cumpliendo nuestra misión y la certeza de lo frágil de la vida, valorar y agradecer todo lo que la naturaleza nos da, aseguró la sobrevivencia de la cultura Maya durante miles de años y la resiliencia de la espiritualidad con influencia cristiana que vemos hasta nuestros días.

En contra posición a los mitos de los Mayas originados en la cultura Olmeca, la recién consolidada religión cristiano-judía, llega a América blandiendo el "pecado" y la condena al infierno.

Mario Humberto Rus antropólogo mexicano cita: "El concepto de "pecado" (en el sentido cristiano del término) no existía entre los Mayas, lo cual no significa que no castigasen – en ocasiones incluso con mayor rigor que entre los católicos- conductas tenidas por transgresoras. Pero, amén de lo que, apuntaban los choles de Manché, no resultaba claro porqué el alma debía pagar por las faltas del cuerpo". La religiosidad Maya en época colonial, Mario Humberto Ruz. Religión Maya EIR02. P 255

Los académicos aseguran que el pago para irse directo al cielo o al infierno dependía como en la actualidad, de pago monetario, aves de corral, frutos para alimentar a los curas, en cantidades nada despreciables afirma Ruz, el diezmo dirían ahora, y que en la época colonial fue administrada por las cofradías en Guatemala, no así en otras áreas Mayas. Tributo para los Mayas fue sinónimo de enfermedad, valencia negativa, externa al cuerpo, ajena a él.

De pecado es su dios dicen los libros de Chilam Balam.

El temor a la muerte llegó con los invasores, que para estos pueblos era parte de la vida y esa vida, había que vivirla en el respeto a todo lo creado y la reciprocidad. Fornicar, pecar, tributo fueron nuevas palabras, nuevos conceptos para los pueblos originarios.

Espero poder aportar un poquito a borrar la ignorancia. En un día Wukub Kame (siete muerte) junio 28, 2020

Facebook Oxlajuj Ixchel

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.