Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 19 - 2022

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

¿Que nos espera después de la muerte?
Por María Chiqui Ramirez - Guatemala, 29 de mayo de 2022
ixlajuj@gmail.com


La pregunta que siempre el humano se ha hecho y que los mitos en todas las culturas y en todos los tiempos han tratado de responder.

La mitología Maya nos explica la brevedad de nuestra existencia dentro del Cosmos y el tiempo infinito en ciclos de vida y de muerte. Todo nace y muere y nosotros los humanos como parte minúscula dentro de la creación somos perecederos.

Difícil aceptarlo y comprenderlo, hacerlo parte de nuestra existencia de nuestra vida diaria en una sociedad que se niega a aceptar la muerte lanzándose al consumo insano de tener y acumular lo que al morir no nos vamos a llevar.

La Cosmovisión filosofía y estilo de vida (Olmeca) fue la base de una civilización que ha estado presente según investigaciones arqueológicas de Marion Popenoe, 1400 años a.C. en Takalik Abaj.

Datos confirmados por los hallazgos en Reino Kan (Maya) que nos remontan a fechas hasta ahora desconocidas. En la cuenca del Mirador hay por lo menos 26 ciudades más que se desarrollaron en el Preclásico. Con una datación de 1.500 a. C y el 300 d. C., siendo el primer estado político organizado en el continente americano.

¿Por qué esa permanencia?

Porque cada individuo fue educado en esa filosofía de vida desde el inicio de los tiempos por los hombres de la tierra de la bruma, el cacao, el hule, el chicle, la vainilla, el jaguar.

El surplus de alimentos y el ocio constructivo dio lugar a inventar útiles para la caza y la pesca, la cerámica, el tejido, las artes.

Dos cosechas anuales de maíz dieron como resultado junto a otros productos de la tierra, una alimentación rica en nutrientes que desarrolló los cerebros de estos primeros habitantes de Mesoamérica.

Afirma Richard Hansen que era un mosaico de técnicas agrícolas adaptadas a las diferentes necesidades del terreno.

Los primeros habitantes de Mesoamérica desarrollaron por sí mismos esas técnicas agrícolas utilizando sus propios excrementos y orina para fertilizar y /o combatir plagas en las siembras.

Grupos familiares que vivían separados unos de otros fueron comunicándose a través del trueque.

Junto a los productos viajan las ideas, los mitos, la ritualidad, la escritura, la matemática, la astronomía, la organización social, la filosofía de vida, los mitos.

Fueron los primeros habitantes de Mesoamérica bien nutridos, los que al observar el cielo nocturno durante varias generaciones y desde diferentes lugares inventaron la escritura, la matemática, la astronomía y los calendarios ligados a la filosofía de vida.

Este legado se extendió a través del mercado de la ritualidad a toda el área mesoamericana y otros pueblos aledaños

Se cree que el calendario fue producto de la observación del cielo nocturno al principio, por muchos que curiosos, buscaron en el Cosmos la respuesta a la existencia.

Es en Takalik Abaj en donde los arqueólogos han encontrado "el ombligo del mundo Olmeca- Maya". Allí en Takalik Abaj en donde hay evidencias de las culturas Olmeca y Maya que convivieron en el tiempo y el espacio.

Los calendarios Mayas

Así el uso de los calendarios agrícola Ab´ de 365.24 dias, el calendario Sagrado y Ceremonial de 260 dias llamado Cholq´ij y la cuenta del uno al trece siguen vigentes en muchos pueblos de Mesoamérica.

El calendario agrícola Ab´ tiene 18 meses de 20 dias más cinco dias extras. Con un total de 365.24 dias. El más cercano al calendario de NASA

El calendario Sagrado y Ceremonial se compone de 13 meses de 20 dias o sea 260 dias

Y una cuenta del uno al trece que con los calendarios anteriores forman una especie de rueda dentada que coincide cada 52 años. Esta cuenta la llamamos Cuenta Larga.

Nawales- energía

Cada día del mes de 20 dias tiene su propia energía, con su propia dualidad positiva y negativa. Influyendo en nuestra personalidad al nacer cuando las energías del Cosmos y la Madre Tierra se conjugan.

Conociendo la energía al nacer, podemos saber en qué energía fuimos engendrados, cual es nuestra misión en esta vida y la influencia que ejercen los auxiliares en nuestro cerebro. Lo llamamos La cruz del Nawal.

Conocer nuestras flaquezas y nuestras fortalezas nos ayuda a saber sobre nosotros mismos. Es ver nuestra genética del comportamiento y nuestra relación con el entorno social al que pertenecemos.

En la actualidad en varias regiones de Mesoamérica la comadrona o el guía espiritual, el contador del tiempo o Ajq´ij puede buscar la energía del bebe al nacer, aconsejar a los padres sobre los aspectos positivos y alertarnos sobre características negativas que pueda desarrollar la criatura. De esta manera los padres son vigilantes del desarrollo del infante.

Como dije anteriormente, cada día y su numeral influyen en el comportamiento de cada persona al nacer. Cabe aclarar que con el paso del tiempo y siendo este conocimiento adoptado por otros grupos en el área mesoamericana se agregaron o quitaron elementos para adaptarlos a los intereses de cada grupo.

Se confunde el calendario Maya con el Azteca, así como la interpretación de las energías.

Para los Mayas los nawales que es una palabra náhuatl, no representan animales guardianes.

Aj, Ee, I´q, Ajpu, Noj, Ajmaq, Toj. Son a grandes rasgos caña, camino, aliento de vida, sabiduría, rectificación, ofrenda solo para dar unos ejemplos.

Al interiorizar estos conocimientos ligados al Cosmos y a la filosofía y estilo de vida Maya en cada uno de los habitantes del Mayab se convirtieron en parte de nuestra genética cultural que ha sobrevivido a invasiones, sequias, pestes, genocidio para seguir presente en el siglo XXI

Les seguiré contando.

 

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.