Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

A fuego lento
Santo de su devoción y diablo de su tormento
Por Mario Roberto Morales - Guatemala, 1 de marzo de 2007

“Nada es más miserable que los elogios pequeños”.
LUIS CARDOZA Y ARAGÓN

Parece que a Jaime Barrios Carrillo le cae mal lo que escribo, y desde hace tiempo. Lo malo es que cuando le respondo se calla. Y cuando tiene oportunidad me tira pedraditas oblicuas porque está visto que no sabe discutir de frente. En su artículo “Te queremos Franz” (sic) ( Siglo Veintiuno 11-2-07), alude a mi artículo “Franz Galich se echó a volar” ( elPeriódico 6-2-07), diciendo que “lo frecuente es ponernos los trapos solemnes, esos que tanto odiaba Cardoza, y escribir por ejemplo, con chatura literaria, que Franz “se echó a volar” o cosas por el estilo, e intentar panegíricos a medias y homenajes a destiempo”.

En efecto, Cardoza odiaba lo que él llamaba “elogios pequeños”, como lo recalco en mi ensayo “Ahora matemos a Cardoza”, publicado en Prensa Libre unos días después de su muerte. Por eso dije en mi pieza de elPeriódico que: “Como es costumbre en nuestro país, lo más probable es que ahora se le entonen (a Franz) las loas que a ningún escritor se le entonan en vida, como ha ocurrido con Luis de Lión, mi inolvidable compañero de juergas. Es de esperar que a Franz no se le deshumanice idealizándolo como ha ocurrido con Luis, pues eso no le favorece a ningún escritor. Franz, como todos aquellos que dedicaron y dedican su vida a escribir, merece ser ubicado en el lugar que le corresponde dentro de la historia de la literatura nacional. Si se hace eso, ya sería bastante”.

Como se ve, Barrios Carrillo copia mi enfoque pero tratando de revertirlo contra mí, tachándome de solemne y, solapadamente, de hipócrita y de lanzar “elogios pequeños”, cuando lo que dije es justamente lo contrario, es decir, que no hay que hacer lo que hacen los panegiristas gratuitos como Barrios Carrillo. Pero como el pobre no sabe escribir, lo que intenta le sale mal. Porque, ¿qué es más chato, solemne y cursi?, ¿decir “se echó a volar”, o “Te queremos Franz”? (sin la coma después de “queremos”, claro).

Lo único que lamento es que este individuo instrumentalice la memoria de un escritor fallecido para armar estas peroratas idiotas contra quienes le caen mal, una actitud típica de quienes escalan hacia la notoriedad periodística local sobre las espaldas de quienes escriben literatura, ya sean santos de su devoción o diablos de su tormento.

Nota del editor: Ambos artículos también fueron publicados en esta revista y al principio del presente artículo puede llegarse a ellos por medio de los respectivos enlaces.

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.