Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

La autoexclusión neoliberal
Por Mario Roberto Morales - Guatemala, 28 de noviembre de 2007
consucultura@intelnet.net.gt

Los neoliberales no comprenden el argumento que se les esgrime sobre que su método de análisis es lógico formalista y bipolar. Es decir, busca sólo hallar lo falso y lo verdadero en el discurso mediante mecanismos de lógica formal, y al establecer la falsedad o veracidad de las afirmaciones verbales (fieles al neopositivismo lógico), las trasladan a los hechos sociales, sin percatarse de que éstos reclaman una lógica dialéctica para ser explicados en su dinámica. Por eso se afanan en vocear que las afirmaciones que contradicen su discurso son erróneas, falsas e incorrectas, mientras las suyas son verdaderas, correctas y
científicas.

En consecuencia, no conciben el debate intelectual como una búsqueda conjunta, pues creen que ya tienen la verdad consigo, como la izquierda dogmática en el pasado. Para ellos, el debate consiste en “probar” que tienen la verdad de su lado. Esto asfixia el ejercicio intelectual y alienta el dogmatismo, la acriticidad y el seguidismo que se observa en todos ellos, los repetidores, los perros de presa de sus mentores, quienes se juntan a monologar en sus programas de radio y televisión y en sus columnas de prensa, enarbolando un discurso desgastado y circular.

Un debate de ideas es imposible con el neoliberalismo, también porque está imbuido de un anticomunismo a destiempo (típico de sus ideólogos de guerra fría) y, en el caso de América Latina, contagiado por una amargura anticastrista que los jóvenes de la región no tienen por qué padecer a estas alturas de la finalización de la bipolaridad capitalismo-comunismo. Es por ello una lástima que los jóvenes neoliberales vean “socialistas” y “comunistas” por todas partes, pues eso les impide ampliar su horizonte en cuanto a definir con precisión a sus contrapartes. Esta paranoia anticomunista a destiempo se acentúa ahora con la presencia política de Chávez, Evo, Correa, Ortega, López Obrador y otros, cuyo pensamiento y acción merece definiciones actuales y no de guerra fría. Debido a este desfase, el eje argumental de los neoliberales para explicarse la América Latina sigue siendo bipolar, así: colectivismo (o coacción) versus individualismo (o libertad). O bien: populismo versus (neo)liberalismo.

Las bipolaridades son cómodas porque “explican” con un fácil simplismo formalista, mecánico y antidialéctico, las dinámicas sociales, económicas y culturales. El problema es que esta “explicación” no recoge la complejidad contradictoria de esas dinámicas y por ello se agota en un esquematismo dogmático que no llega a convertirse en pensamiento analítico. El neoliberalismo (que no es liberalismo ni por asomo) me recuerda mi época de marxista-leninista dogmático; y me entristece presenciar esta vuelta de la tortilla en ciertas juventudes inoculadas con el trasnochado anticomunismo de guerra fría, porque constato que no avanzamos sino que damos vueltas como perros mordiéndose la cola en la impostergable tarea de replantear, superándolos y adecuándolos a las circunstancias concretas del siglo XXI, los paradigmas del cambio social.

Por su cerrado dogmatismo de ultraderecha, que se convierte en acción pro-oligárquica disfrazada de lucha por la libertad de mercado, la libre competencia y la igualdad de oportunidades, el neoliberalismo se autoexcluye de las convergencias políticas que nuestros países están forjando para caminar hacia un interés nacional en el que todas sus ciudadanías (y no sólo sus elites) se integren a la producción, el empleo, el salario, el lucro y el consumo.

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.