Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 13 - 2016

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Despótica administración pública
Por Mario Roberto Morales - Guatemala, 12 de enero de 2016
consucultura@intelnet.net.gt

Atropello laboral e incumplimiento del Pacto Colectivo en CONALFA.

Desde hace cuatro años, en la Coordinación Departamental de CONALFA, en Chiquimula, un grupo de trabajadores sufre de un inclemente acoso laboral por parte del Coordinador Departamental José Daniel Pérez, al extremo de que seis de ellos se vieron obligados a renunciar para siempre a sus cargos debido a este constante atropello.

Las denuncias ante las entidades correspondientes sobre este problema fueron hechas y a raíz de ello el Coordinador Pérez fue destituido en marzo de 2014. Él apeló su destitución y, debido a la ineficiencia de los abogados de CONALFA y a trámites dudosos del Coordinador ante los jueces correspondientes, fue reinstalado en su puesto en noviembre de 2015, gracias a lo cual intensificó el abuso laboral contra quienes lo habían denunciado y destituido.

En efecto, el Coordinador Pérez regresó a su puesto con una actitud peor que la que tenía antes y redobló el hostigamiento contra el grupo de Coordinadores Municipales que había logrado su destitución. Este grupo está formado por Saúl Arnoldo Perdomo Osorio, Elder Cardona Marcos, Jaclyn Linnet Paola Galván, Kandy Saraí Guerra Guerra, Lanni Xiomara Guerra Portillo, Ana Mirtala Paz Cardona y María Consuelo Morales Salazar, quienes continúan siendo atropellados verbal y psicológicamente, ahora con más inquina, por el reinstalado Coordinador Pérez.

A raíz de ello, la Coordinadora Municipal María Consuelo Morales Salazar se vio forzada a solicitar su traslado laboral hacia el Departamento de Guatemala, en donde hay una vacante equivalente a su puesto. Este trámite lo realiza de oficio la llamada Comisión Mixta (formada por el sector laboral, el sindical y el jurídico de la institución). La petición de la señora Morales Salazar se ampara en el Pacto Colectivo de los trabajadores del CONALFA, que en su Artículo 38 dice textualmente: "Traslado de Personal: Todo trabajador tiene derecho a optar a un traslado, lo cual significa ocupar un puesto con las mismas características pero en un lugar distinto de donde se encuentra actualmente. Solo procede cuando el trabajador lo solicita por escrito a la Comisión Mixta y después de haber agotado el procedimiento de ascenso".

Al día de hoy, la Comisión Mixta no ha tramitado la solicitud de la señora Morales Salazar para efectuar su traslado. Ella se entrevistó con la parte patronal, representada por la Secretaria Ejecutiva de CONALFA, Miriam Consuelo Carías de Cardona, exponiéndole lo que estaba pasando para que se hiciera efectivo su traslado. Pero la señora Carías se excusó arguyendo que el Comité Ejecutivo de CONALFA no le permite autorizar traslados, cuando es cosa sabida que la autorización de éstos nada tiene que ver con ese Comité, sino que esto le concierne sólo a la Comisión Mixta. El sector sindical de la Comisión prometió apoyar a la señora Morales Salazar, pero hasta el día de hoy no lo ha hecho. Por todo, ella se verá obligada a renunciar sin más a su empleo, debido al insoportable acoso de un jefe abusador y transgresor de los derechos humanos, y porque la Comisión Mixta se niega a autorizar su traslado, habiendo una vacante libre para su puesto en el Departamento de Guatemala. Así funciona nuestra despótica y corrupta administración pública.

Doy a conocer esta denuncia a petición de los trabajadores arriba mencionados, con la promesa de darle seguimiento periodístico a este caso e informar a mis lectores sobre su desarrollo inmediato.

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.