Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 13 - 2016

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Un torvo linchamiento de moralina
Por Mario Roberto Morales - Guatemala, 14 de diciembre de 2016
consucultura@intelnet.net.gt

Y un ignaro voluntarismo verticalista e hipócrita-por-victimizado.

Tardíamente me entero del linchamiento moralista del que fue objeto Edelberto Torres-Rivas por parte de catervas online de censores profesionales de la moral ajena —todos amparados en la intolerancia de los dogmas hipócritas de la corrección política, ahora remitidos a un esencialismo etnocentrista “empoderado” ficticiamente por la cooperación internacional y por la “culpa histórica” de profesores “metropolitanos” de pura cepa de Occidente—, pertrechados con la armadura de la identity politics, la affirmative action y la political correctness. Como se sabe, esta última es una infame amalgama de puritanismo calvinista y conductismo psicopedagógico, que atormenta malas conciencias con el reproche del cura colonizador y las hace sufrir por sentirse responsables de las desgracias de la subalternidad colonizada. La victimización subalterna se vuelve, en este enrarecido ambiente, un negocio rentable y una vergonzosa (por denigrante) enseña identitaria que compra barata la aceptación afligida del colonizador agobiado por el chantaje “cristiano”.

Vi el video en el que Felipe Valenzuela le hace una buena pregunta a Edelberto sobre “cuáles son las razones históricas” de que los chapines sean como son. En vez de explicar las razones históricas, él aludió a cómo son los chapines y dijo que “somos desconfiados”, y agregó que el indígena es —además de desconfiado— triste. Pudo haber dicho que también es víctima de la desnutrición crónica y del deterioro de su talla, su peso, su estatura y sus capacidades intelectivas (precisamente por esa causa), lo cual consta en innúmeros documentos que se ocupan de este infame crimen histórico. Pero no. Siguió interpretando que los mestizos heredaron de los indígenas la desconfianza y la tristeza y que ojalá a aquellos les hubiera tocado “sangre barcelonesa, catalana”, pero que por desgracia les tocó sangre de “más abajo” en el mapa de España, es decir, sangre castellana, extremeña y sevillana, en irónica alusión a la racista criollez anti-indioladina y a sus medievales ínfulas de “pureza de sangre”. Hasta aquí, el “racismo” de Edelberto.

Usar el término “sangre” para aludir a diferencias etnoculturales fue un desliz suyo, porque sabe bien que el positivismo eurocéntrico fue superado hace mucho por el relativismo cultural. Apeló al habla popular al decir “sangres” pues la gente aún se expresa así cuando opina sobre diferencias étnicas, raciales y culturales, lo cual es un anacronismo producido por el atraso estructural.

Y el linchamiento fariseo no se hizo esperar. Incluso en miembros de su entorno político, a quienes les atrajo el hecho de que, al crear un sujeto negativo racista, el “otro” victimizado se construye falsamente como sujeto positivo vía la queja lastimera, y puede aullar —sin criterios ni ideas fundamentadas— contra quienes no se conmiseren de sus llagas expuestas. Y lo hace desde una altura moral de la que carece, con lo que daña —no ayuda— a quienes en el movimiento indígena luchan por justas reivindicaciones económicas (no sólo moral-culturalistas) y se organizan con subalternos de todas las etnias para cambiar el sistema económico del cual el racismo es lógica cultural.

Edelberto pidió lastimeras disculpas. Lo cual fue lamentable por innecesario y porque así les dio vacua autoridad a quienes —desde una taimada moralina— sustituyen el pensamiento crítico con un ignaro voluntarismo verticalista e hipócrita-por-victimizado.

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.