Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 18 - 2020

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

¿Nos salvarán nuestros verdugos?
Por Mario Roberto Morales - Guatemala, 8 de julio de 2020

Alejémonos del televisor, las redes y el miedo, y vayamos a medios críticos

Los medios masivos saturan a sus audiencias con noticias catastróficas sobre el virus y al mismo tiempo las redes sociales difunden noticias esperanzadoras sobre que ya existe una cura contra el mismo. El público es sometido así a una de cal y otra de arena, a un baño caliente y otro frío, a dos falsedades disfrazadas de verdad, a la confusión inducida para matar en su mente la capacidad de pensar con lucidez y sentir con serenidad. El efecto ―como puede verse en cualquier manual de tortura psicológica― es el desconcierto, la ausencia de criterio, el miedo y un consecuente clamor por ser salvado. ¿Salvado por quién o qué? Pues, por el mismo poder que emite estos mensajes contradictorios para suavizar la materia que le interesa moldear a su antojo: el corazón y la mente de las personas, su manera de sentir, pensar y actuar.

Después de ser sometido a ideas terroríficas que se anulan temporalmente por medio de falsas esperanzas para resurgir después con más fuerza, el ser humano pierde su noción de seguridad y se hunde en el miedo. Este es uno de los principios de la tortura psicológica para derribar las defensas psíquicas, emocionales y éticas en el sujeto, a fin de dejarlo moralmente indefenso a fuerza de jugar con su mente hasta limpiársela de nociones acerca de lo bueno y lo malo, lo justo y lo injusto, lo real y lo ficticio, lo sensato y lo insensato. El sujeto psicológicamente torturado por la información errática y contradictoria, es un solitario ser “en blanco”, una materia moldeable que es capaz de amar a su torturador porque éste se le ofrece como el único salvador posible del martirio que él mismo le aplica a su antojo.

Para esto sirve la “información” que sobre el virus nos encajan día y noche. Por ello, la gente que puede hacerlo se refugia cohibida en sus casas soportando el encierro y sus conocidas consecuencias, mientras la industria de la comunicación le ofrece plataformas para que trabaje y se entretenga usando la virtualidad sin moverse del mismo lugar. La industria de “energías limpias” (que es una rama del financierismo especulativo y de la industria armamentista) logra así elevar las ventas de sus productos y de paso le manda a la humanidad el falso mensaje de que descontamina el planeta, mientras resetea el régimen neoliberal gracias a la reclusión forzada.

El televidente aterrado ignora que el estímulo (por parte de Disney, Nickelodeon y Cartoon Network) de la homosexualidad en los niños ―para menguar la reproducción de la especie― es una política de despoblamiento mundial unida a los usos geopolíticos de epidemias como la del sida y la de la covid-19. Ignora también que estas políticas son parte de la agenda global del capitalismo especulativo de la City de Londres, Wall Street y los Rothschild-Soros-Obama-Clinton, la cual se legitima por medio de la “ayuda” internacional, la educación políticamente correcta, el progresismo oenegero, la interconexión operada desde netcenters y la televisión. Ignora asimismo que, luego de causar la crisis económica del 2008 y lograr que el Estado salvara a la tramposa banca que la perpetró, la oligarquía financiera mundial cometió la estafa de la actual crisis económica ―la cual es mucho peor que la del 2008― y culpa cínicamente de ella al virus.

Alejémonos ya del televisor y las redes. Vayamos a medios críticos. Analicemos sin temor. El miedo y la confusión nos hacen ver a nuestros verdugos como salvadores y eso nos rebaja y envilece. ¡Liberémonos ya! ¡Hoy mismo!


www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.