Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 18 - 2020

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Trump y César Montes
Por Mario Roberto Morales - Guatemala, 14 de octubre de 2020

En lo global y en lo local el fascismo avanza frente al simulacro progre

En lo global

Hasta hace pocas semanas, a los analistas geopolíticos les era posible decir que la retórica antichina de Trump era una táctica electoral, pero que él estaba por la alianza China-Rusia-EU en el proyecto de productividad física planetario llamado la Nueva Ruta de la Seda, con cuya implementación se daría el golpe de gracia a la globalización neoliberal y un nuevo paradigma civilizatorio surgiría para el mundo con un capitalismo de productividad material por encima del financierismo especulador de la oligarquía banquera mundial: la City de Londres y su subsidiaria Wall Street, además de la banca Rothschild y Soros, el comprador de las izquierdas mundiales, hoy convertidas por él en legiones de acomodados activistas de oenegés progres y de alegres revoluciones de colores.

Pero hoy, a pesar de que Trump se posicionó contra Mike Pompeo ―el representante de la halconería belicista del complejo militar industrial (aliado del capital especulativo) en el gobierno trumpista―, la escalada en el discurso antichino de Trump evidencia que éste abandonó el proyecto de un mundo cooperativo y cedió ante las presiones del financierismo, no sólo por la revolución de colores financiada por Soros y que se llama Black lives matter, sino sobre todo porque el imperio británico y los globalistas ―siguiendo el guion de Gene Sharp para las exrepúblicas soviéticas― le están dando un golpe de Estado blando combinado con un simulacro de lucha popular callejera. Este guion fue ensayado en Guatemala en 2015 para ver si funcionaba en América Latina y luego aplicado con éxito en Argentina, Brasil y otros países.

Algunos analistas geopolíticos aseguran que Trump ya acepta la guerra contra China y que, por ello, el gigante asiático está apoyando secretamente a Biden, quien representa a los sectores belicistas de Estados Unidos y al capitalismo especulativo global. Como quien dice, de dos males el menor, aunque no hay evidencia de que en cuanto a la guerra Biden sea mejor que Trump. Hasta hace pocos días, de lo único que se podía estar seguro era de que Trump no quería la guerra. Hoy, no se sabe. Y por eso, otro grupo de analistas geopolíticos permanece en estridente silencio hasta tener elementos más concretos con los cuales concluir en algo a este respecto. Mientras tanto, pareciera que la posibilidad de la paz mundial y el cambio del paradigma neoliberal por uno de cooperación productiva se está yendo por el sumidero de la historia.

En lo local

El sábado 10 de octubre fue capturado en Acapulco, México, César Montes, el comandante guerrillero histórico de Guatemala, Vietnam, El Salvador y Nicaragua, acusado de asesinatos y otros delitos que él asegura no ordenó y mucho menos cometió. ¿Por qué el gobierno de AMLO lo entregó a las autoridades guatemaltecas sabiendo que en este país el poder y la justicia están en manos de la ultraderecha fascista y del crimen organizado?

Es necesaria una acción legal ciudadana para que el Estado guatemalteco le garantice a Montes el respeto a sus derechos humanos y su integridad personal, así como un juicio en el cual sea oído y defendido conforme a la ley. Esto, ante el real y serio peligro de que sea linchado en su celda, ya sea simulando un suicidio o un asesinato, que es como opera de facto el poder político en este país, y de lo cual son ominoso anuncio los mensajes de júbilo legalista ante su captura por parte del CACIF, del mismo presidente y de grupos e individuos de conocido fanatismo anticomunista.

 

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.