Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Condena moral
Ojalá el oro no deslumbre a los funcionarios gubernamentales
Por Magalí Rey Rosa - Colectivo MadreSelva - 26 de marzo de 2004

El Estado de Guatemala fue censurado por el Tribunal Centroamericano del Agua, por la negligencia con que ha actuado frente al deterioro que sufre el lago de Izabal, el cuerpo de agua dulce más grande del país.

La sanción del tribunal debió recaer sobre los funcionarios del gobierno pasado; y no tiene carácter vinculante, así que falta ver si los funcionarios del gobierno actual tiene la suficiente lucidez para acatar las recomendaciones de un tribunal que se basa en la ética.

Deberían hacerlo, pues el bienestar humano está estrechamente relacionado con ese bien natural, que incluso ha sido considerado como sagrado por muchas sociedades. No podemos sobrevivir sin agua, la gente se muere cuando no la tiene. Originalmente, en Guatemala el agua era abundante y limpia.

Pero en los últimos 50 años hemos contaminado nuestros lagos y ríos; y reducido nuestros reservorios y caudales de agua, sobretodo por procesos de deforestación e industrialización.

Una de las actividades humanas que peor afecta al agua es la minería; sobretodo la práctica conocida como hidrometalurgia, que es la técnica de separar los metales de las rocas combinando enormes cantidades de agua con cianuro, mercurio o cloro, dependiendo del metal que se busque. Por ejemplo, la concesión que tiene Glamis Gold en San Marcos, según la evaluación de impacto ambiental, necesita 250 metros cúbicos de agua por hora. Toda esa agua quedará contaminada.

Por razones como esa es que nos alarma tanto que las compañías transnacionales mineras pretendan obtener más de 300 concesiones para extraer minerales en Guatemala. Si ya tenemos problemas por escasez y contaminación de agua ¿qué nos espera si el gobierno da luz verde a los proyectos mineros?

Ojalá el oro no deslumbre a los funcionarios gubernamentales a quienes les toca decidir el rumbo que tomará nuestro país. Suponen que la minería traerá dinero y empleos a corto plazo; pero en lugar de sacarnos de la pobreza, a la larga, nos llevará a la miseria.

Si la indiferencia del anterior gobierno ante el deterioro del lago de Izabal ha merecido la condena de un tribunal ético ¿qué calificativo y qué castigo merecería la entrega del territorio y del agua de Guatemala para beneficio de compañías transnacionales?

Ojalá los actuales funcionarios no condenen nuestro futuro a la miseria y pobreza que dejan tras de si las operaciones mineras.

Tomado del diario Prensa Libre- www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.