Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Las mentiras de Montana
Por Magalí Rey Rosa - Colectivo MadreSelva - Guatemala, 20 de agosto de 2004

Los problemas entre las comunidades de San Marcos y la minera Montana se están volviendo cada vez más serios. A principios de la semana, la población de la comunidad sipakapense llamada Salem tomó la carretera que conduce al lugar donde se hace la explotación minera, para manifestar su descontento porque tienen varios meses de no tener agua.

No tenían esa clase de problema en el pasado, y los pobladores lo identifican con las actividades de la minera. Los altos personeros de la Montana (Glamis Gold) llegaron en helicóptero a tratar de resolver la situación con promesas que la gente ya no cree. Tienen razón de desconfiar de quienes mienten.

La Montana ha hecho circular un trifoliar en el que dice textualmente que “el compromiso de la empresa es trabajar con las comunidades vecinas en un sistema que genere mejor distribución y calidad de agua que llega a sus hogares”. Esa afirmación es tan falsa como la que dice que “la minería en el proyecto Marlin no contaminará suelos ni agua”. ¿Qué podemos pensar de una compañía que afirma, en el mismo folleto, que “no es posible que el cianuro cause enfermedades en las personas”?

Esa perversidad no tiene límites; los campesinos de San Marcos no están preparados para la manipulación de la verdad: puede que el cianuro no cause enfermedades, el cianuro ¡mata! La capacidad de desinformar y de alterar la verdad parece ser una característica también de sus aliados, los funcionarios de los organismos internacionales que les facilitan el dinero para “invertir” en nuestra destrucción.

A mí, personalmente, me dijeron en reciente visita a Guatemala, que la gente que llevó a cabo una investigación científica en Honduras se retractó de un informe que relaciona los problemas de salud de la población del Valle de Siria con la operación minera que la Glamis tiene en el hermano país.

Yo acabo de hablar con el responsable de ese informe, el doctor Almendárez, ex decano de la universidad, y él dice que es totalmente falso que se hayan retractado. Trataron también de hacernos creer que, en Guatemala no hay ninguna señal de oposición de parte de la Iglesia Católica. Eso también es falso. Muchos obispos y sacerdotes católicos, aquí y en el resto de Centroamérica, están con el pueblo, y han encabezado la oposición a la minería.

Las transnacionales mineras pueden mentir todo lo que quieran, pero no pueden cambiar la realidad. La minería de metales a cielo abierto destruye y contamina lo que toca. Ojalá logremos evitar que se provoque más sufrimiento para las comunidades guatemaltecas y que se destruya nuestra herencia natural.

Tomado del diario Prensa Libre- www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.