Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

¡Ejemplar manifestación pacífica!
Por Magalí Rey Rosa - Colectivo MadreSelva - Guatemala, 28 de enero de 2005

El gobierno ha perdido toda credibilidad pues ha tomado decisiones poco transparentes.

La participación de varios miles de guatemaltecas y guatemaltecos, provenientes de diferentes lugares del país, en la manifestación pacífica convocada por monseñor Ramazzini en el departamento de San Marcos, contra las concesiones de explotación minera, confirma el rechazo de un gran número de ciudadanos a dicha actividad, aunque se hayan hecho esfuerzos evidentes por disuadir su participación.

Durante la semana abundaron columnas y programas de radio y televisión, desde los que se trató de difundir la imagen de monseñor Ramazzini como un incitador peligroso que traiciona su vocación espiritual.

Obviamente tiene mucha más credibilidad monseñor Ramazzini, para los miles de ciudadanos que respondieron a su convocatoria, que esas “opiniones”, y que la desinformación que fue arrojada desde la avioneta que circunvoló ayer el área, repartiendo volantes que pretendían confundir a la población.

De la pérdida de credibilidad que sufre la actividad de minería de metales se han encargado, principalmente, la Montana, el gobierno y sus aliados. El gobierno ha perdido toda credibilidad pues ha tomado decisiones poco transparentes que afectan directamente la calidad de vida de la población guatemalteca, mientras apoya incondicionalmente a la industria minera.

Ha deshonrado compromisos públicamente asumidos, como el de detener el proceso de otorgamiento de concesiones de minerales metálicas hasta cumplirse un proceso de información, al haber otorgado nuevas concesiones sin información ni consulta.

La Montana perdió su credibilidad, entre otras cosas, por publicar y sostener verdades a medias: en un folleto publicitario que repartió en San Marcos, afirma que el cianuro no produce enfermedades; sostiene que el riesgo de un sismo es de bajo a muy bajo, en su EIA, pág. 8-23 y 8-26; y minimiza los impactos ambientales negativos que podrían resultar de sus operaciones, como la competencia por agua y su eventual degradación, por ejemplo.

Por eso, miles ciudadanos se tomaron la molestia de acudir al llamado de un hombre que se ha caracterizado por velar por el bienestar del pueblo guatemalteco.

Esta ejemplar manifestación pacífica de resistencia la minería demuestra el rechazo ciudadano ante una actividad de máximo beneficio para compañías transnacionales que tiene el apoyo abierto del gobierno y de quienes que representan los intereses de los más poderosos.

Para Guatemala, lejos de ser una actividad de desarrollo, la minería de metales implica un proceso irreversible de empobrecimiento y degradación ambiental.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.