Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

La técnica de las sanguijuelas
Por Magalí Rey Rosa - Colectivo MadreSelva - Guatemala, 11 de marzo de 2005

En Guatemala, los indicadores del desarrollo humano no han mejorado para la gran mayoría de sus habitantes.

Actualmente, más de 8 millones de personas mueren cada año porque son demasiado pobres como para mantenerse con vida. Más de 20,000 murieron ayer, por extrema pobreza. ¿Por qué?

Muchísimos mueren por falta de condiciones de salud y medicinas, y por falta de agua potable. Durante los últimos 30 años, las economías de desarrollo impuestas a los países más pobres han sido más bien como la medicina del siglo 18, cuando los doctores usaban sanguijuelas para sangrar a sus pacientes, proceso que frecuentemente les causaba la muerte.

Las economías de desarrollo necesitan una revisión completa para parecerse más a la medicina moderna, una profesión rigurosa, visionaria y práctica. Las causas de la pobreza son multidimensionales. Y también lo son las soluciones.

Agua limpia, suelos productivos y un sistema funcional de salud son tan relevantes como la inversión extranjera. Los conceptos anteriores fueron expresados en el libro “El fin de la pobreza” de Jeffrey Sachs, uno de los economistas más distinguidos del mundo; un hombre que ha guiado a países como Bolivia y Polonia a través de tiempos financieros críticos, el asesor del Papa sobre el alivio de la deuda externa del Tercer Mundo.

Sachs, líder del Instituto de la Tierra, en la Universidad de Colombia, sostiene que los países en vías de desarrollo deben proteger el ambiente para mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos.

En Guatemala, los indicadores del desarrollo humano no han mejorado sustancialmente para la gran mayoría de sus habitantes. Y las políticas de desarrollo que impulsa el actual gobierno se parecen demasiado a la técnica de las sanguijuelas de la que habla Sachs.

Se impulsan proyectos de extracción de petróleo y minerales, por ejemplo, que producen la destrucción de los bienes naturales, indispensables para el bienestar de las poblaciones locales.

En un documento interno del Banco Mundial, se propone revisar la política de créditos a proyectos mineros y petroleros para evitar la corrupción y el mal manejo del dinero y por el escaso beneficio que dejan a la población de los países.

¿Por qué será? ¿Cuánto han aportado la extracción del petróleo y níquel al desarrollo de las poblaciones guatemaltecas? ¿Cuánto se ha perdido, en riqueza natural, en la Laguna del Tigre y el departamento de Izabal, como consecuencia directa e indirecta de esas operaciones, y quién paga los platos rotos?

La protección de la naturaleza es una condición sine qua non para el bienestar de la población guatemalteca. En Guatemala no hay movimiento ambiental, pero la cuestión ecológica podría unificar las agendas de la sociedad guatemalteca -tan divididas hasta ahora- pues la Tierra es una sola, la misma madre para todas y todos.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.