Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Negociar el agua es negociar la vida
Por Magalí Rey Rosa - Colectivo MadreSelva - Guatemala, 1 de abril de 2005

El agua está siendo convertida en una posesión más, que se venderá al mejor postor.

La discusión de algunos de los problemas más serios a los que se enfrentan las sociedades modernas requiere que se les aborde forzosamente, también, desde la perspectiva ética.

Estamos viendo cómo esta nueva tendencia de economía de mercado, que lo considera todo como mercancía. El caso más impresionante es el del agua. Hasta ahora estimada por las religiones más antiguas y los filósofos más preclaros como un bien sagrado, el agua está siendo convertida en una posesión más, que se venderá al mejor postor.

Cuando el agua sea una mercancía, en países como el nuestro ¿quién obtendrá el derecho a venderla? y ¿cuántos podrán comprarla al precio que imponga el mercado? Según datos del Tribunal Centroamericano del Agua, en Centroamérica mueren más niñas y niños por problemas relacionados con la contaminación y la escasez de agua que por todos los conflictos violentos de los últimos años, juntos.

Nuestro país tiene terribles índices de pobreza, desnutrición y mortalidad infantil. ¿Cómo van a lograr los guatemaltecos más empobrecidos mejorar sus condiciones de vida, si ahora van a tener que competir hasta con las poderosas empresas multinacionales, por la obtención de algo tan vital como el agua? Para atraer inversión extranjera, por ejemplo, la actual Ley de Minería le otorga ¡gratis! toda el agua necesaria a las compañías mineras, agua que podría quedar severamente contaminada; mientras muchísimas comunidades guatemaltecas carecen de agua limpia y abundante.

En estos momentos se discute en el Congreso una propuesta de Ley de Aguas que convierte los recursos y servicios del agua, y los derechos de uso y de descarga en “productos” de mercado y deja las decisiones en manos del Estado y la industria, mientras no considera la participación ciudadana ni la gobernabilidad democrática del agua.

¿Cuántos guatemaltecos conocen esta iniciativa de ley o entienden sus implicaciones? Cuando se plantean problemas como éste, la tendencia actual es abordarlos únicamente desde perspectivas económicas, tecnológicas y científicas. Pero es fundamental considerar también su dimensión ética.

Hay líderes espirituales que tienen la capacidad moral para orientar. En Guatemala hay una campaña para descalificar a los líderes espirituales que se atreven a emitir opiniones sobre cuestiones que podrían afectar negativamente la vida de los pueblos.

¿Por qué molesta tanto que los líderes espirituales se pronuncien? ¿Cuál es el miedo? Ellos también son guatemaltecos y lo único que hacen es emitir una opinión, a lo cual, supongo, tienen derecho.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.