Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

El presidente Berger ¿no entiende?
Por Magalí Rey Rosa - Guatemala, 9 de septiembre de 2005

Presidente: ¿qué valor da usted a la vida que está dispuesto a sacrificar por unas onzas de oro?.

Las declaraciones del Presidente Berger, reportadas por la prensa esta semana, merecen comentario: “Si los más radicales del ambiente y los obispos aceptaron una política de minería quiere decir que no están en contra sino querían que se ordenara el tema”.

El presidente Berger parece no entender la cuestión, y en su desconcierto confunde también a la gente. Por eso aclaro: Hemos estado y seguimos estando en contra de la minería química de metales, porque ésta destruye y contamina; porque Guatemala es demasiado preciosa y frágil como naturaleza y demasiado vulnerable como sociedad.

La minería química ha dañado ecosistemas en todos los lugares donde se ha realizado, y en Guatemala no estamos preparados para predecir o evaluar los riesgos; ni para detectar ni prevenir adecuadamente -y menos remediar- los tremendos problemas que presenta la minería moderna y química que se nos quiere imponer.

Participamos en la Comisión de Alto Nivel porque allí tenemos la posibilidad de contribuir a esbozar una propuesta de ley de minería que proteja los intereses del pueblo guatemalteco -ya que la ley de minería vigente protege los de otros.

¡Por supuesto que queremos que se ordene el tema! Es importante el acuerdo alcanzado porque incluye la suspensión de nuevas licencias mineras de metales y porque en los principios para la política minera hemos colocado al ser humano como el centro de interés, y no la explotación de minerales metálicos que es el principal interés de la ley actual. Estos son los acuerdos alcanzados dentro de la comisión. Queda por verse si el Ejecutivo y el Congreso están dispuestos a hacerlos valer.

Preocupa que el presidente Berger asegure todavía que el proyecto Marlin es un proyecto modelo. Repite peligrosamente los mensajes de la compañía minera, cuando -por ejemplo- asegura que ésta cuenta con todo tipo de certificaciones.

La consulta de buena fe, donde los vecinos de Sipacapa dijeron rotundamente “No a la minería” debería de servirle como indicador del calibre de mentiras que son capaces de fabricar los mineros, que le aseguraron hasta al Banco Mundial que contaban con el apoyo de los sipakapenses. Y tiene valor al atreverse a declarar que “no habrá consecuencias negativas” cuando los daños ya están a la vista.

Entregar nuestra agua gratis a compañías transnacionales, para que éstas la contaminen; permitir que se dinamiten las montañas guatemaltecas y se las convierta en millones de toneladas de rocas tóxicas, para exprimirles unas cuantas onzas de mineral, es negativo para la gran mayoría de guatemaltecos.

Lo positivo que el presidente percibe es el dinero; pero ¿qué valor le da a la vida que está dispuesto a sacrificar por unas onzas de oro? ¿Para quién será ese oro?.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.