Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

¡A cazar ballenas!
Por Magalí Rey Rosa - Guatemala, 16 de septiembre de 2005

¿Queremos ser cómplices de la extinción de las ballenas?.

Las ballenas, los mamíferos más grandes del planeta, son parte importantísima del ecosistema marino, millones de años antes de que apareciera el homo sapiens; y éstas han sido cazadas por diferentes grupos humanos, desde hace muchísimos años.

Las poblaciones de ballenas han disminuido tanto que sólo queda aproximadamente el 10% de la población de ballenas original. Durante la década de los 80s, el concierto de países decidió prohibir la caza de ballenas, para evitar que éstas se extingan.

Muy pocos países del mundo son balleneros; Noruega, Japón e Islandia son los principales.

Desde hace unos años, Japón tiene un programa “científico” para demostrar que las pesquerías del mundo están en peligro debido a las ballenas, ya que éstas afectan a otras especies.

Este perverso programa consiste en cazar ballenas glotonas y abrir sus estómagos para verificar de cuáles especies se están alimentando. Pero ¡quienes están causando desequilibrio, poniendo en peligro el futuro de los mares con la sobreexplotación de las especies marinas, son las poderosas y gigantescas pesquerías del mundo!

Hace unas semanas se realizó la 57 reunión de la Comisión Ballenera Internacional, en la que Japón pidió que se le aumente la cuota de ballenas cazadas “científicamente”.

Aunque los científicos más prominentes del sector alegaron que si se continúa con la cacería el mar entero corre peligro y con él la salud del planeta, Japón tiene su estrategia: encuentra países subdesarrollados que, por ignorancia, a cambio de “favores” o por corrupción, entregan su voto a favor de la cacería de ballenas.

Estos países son Antigua, Barbuda, Benin, Camerún, Costa de Marfil, Dominica, Gabon, Grenada, Icelan, Mauritania, Mongolia, Marruecos, Nauru, Nicaragua, Oman, Palau, Salomón, Islandia, St. Kitts y Nevis, St Lucia, St. Vincent y las Grenadinas, Senegal, Suriname y Tuvalu. Solamente les faltan tres votos, para que logren que se reabra la caza de ballenas y se adueñen de la Comisión Ballenera Internacional.

Para ese efecto, Japón ha recurrido recientemente a un país más: Guatemala. ¿Cuánto le cuesta a Guatemala pertenecer a la Comisión Ballenera? ¿Quién pagará ese costo? ¿Qué ganaremos?

¿Qué dice al respecto Conap, que es la institución a quien corresponde todo lo relacionado con la biodiversidad? ¿Qué funcionario es responsable de esta decisión?

¿Queremos las y los guatemaltecos ser cómplices de la matanza y extinción de uno de los mamíferos más impresionantes de nuestro planeta?

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.