Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Pérdidas impactantes
Por Magalí Rey Rosa - Guatemala, 24 de febrero de 2007

Aplaudimos la decisión y la valentía de quienes defienden la tierra guatemalteca de la explotación transnacional.

“El equipo de gobierno se siente golpeado por la pérdida de US$1.04 millardos que causaron las pérdidas declaradas por las compañías mineras, según el reporte oficial de 2006, ante el Congreso Nacional.

Entre otras, las principales causas de estas pérdidas se encuentran en la Ley de Minería que rige en el país, la cual permite la depreciación del capital de inversión desde el primer año de operaciones, la declaración de altos costos de operación, los altos porcentajes que se pagan a las firmas privadas que auditan las operaciones y el poco control que tiene el Gobierno sobre las operaciones mismas”.

Esta noticia apareció el 8 de febrero de 2007 en The Guardian, uno de los principales periódicos de Tanzania, país africano donde las regalías mineras son de tres por ciento, y que está considerado como uno de los países productores africanos de más rápido crecimiento. Tanzania explota oro desde hace casi un siglo, y ocupa el puesto 164 de desarrollo humano, entre 177 países.

Es por citaciones tan grotescas, como la que experimenta la mayoría de la gente en Tanzania, que tenemos que cuestionar seriamente el empecinamiento del gobierno del presidente Berger en convertir a Guatemala en un país minero.

Y es por todas esas “lecciones históricas” que nos presentan los países en vías de desarrollo que se han dedicado a la minería, todos cada vez más pobres y violentos, que tenemos que seguir admirando y aplaudiendo la determinación con que los pueblos indígenas y las comunidades guatemaltecas han decidido defender sus recursos naturales y su forma de vida.

Desde hace más de dos años, la sociedad civil guatemalteca ha cuestionado la manera como este gobierno ha manejado la minería metálica en nuestro país. Al principio, parecía como si hubiera sido el gobierno de Portillo el que nos había metido en este lío.

Con el paso del tiempo, ha quedado clarísimo que los mineros tienen una relación cercana con el equipo que nos gobierna hoy, desde tiempos -por lo menos- del presidente Arzú, cuando Arabella Castro era presidenta del Congreso y se aprobó la actual Ley de Minería.

Hoy seguimos con la misma ley y la misma tendencia de entrega de nuestra riqueza natural a las compañías transnacionales. A menos que la ciudadanía guatemalteca reaccione de manera unida y solidaria, el proyecto de entregar el territorio guatemalteco para la extracción de minerales metálicos y petróleo terminará de consolidarse.

La impactante e irreversible pobreza social, ambiental y moral que experimentan los países africanos que han sido explotados de manera inmisericorde, para bienestar de las sociedades de los países desarrollados, puede ser también nuestra, muy pronto... ¡si nos dejamos!

Fuente: www.prensalibre.com - 160207


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.