Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Día de la Tierra
Por Magalí Rey Rosa - Guatemala, 20 de abril de 2007

La quema de petróleo amenaza la supervivencia de la civilización humana en el planeta Tierra.

El 22 de abril es el Día de la Tierra. Ahora que el cambio climático es tan evidente, mucha más gente tendría que sentirse comprometida en hacer todo lo posible para evitar una catástrofe ecológica.

Nadie puede decir exactamente qué sucederá con el clima de nuestro planeta, pero los científicos involucrados en el Panel Intergubernamental de Cambio Climático han admitido en su último informe que las estimaciones que habían hecho pueden ser demasiado conservadoras.

El Protocolo de Kyoto requería que los países se comprometieran a reducir sus emisiones de gases contaminantes en tres por ciento. Estados Unidos, uno de los mayores contaminantes planetarios, no lo ha querido firmar.

Ahora hay climatólogos que afirman que -si se quiere evitar una crisis global- la emisión de gases contaminantes se tendría que reducir en 80 por ciento en los próximos 10 años. Pero no hay indicios reales de que los gobernantes de los países responsables de la contaminación atmosférica estén dispuestos a realizar los cambios necesarios.

La situación actual es tan grave que hace pocos días, por primera vez en la historia, se tocó el tema del cambio climático en el Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas.

Sin embargo, a juzgar por cómo se ha tomado el tema ecológico hasta ahora, podemos especular que las cosas se van a poner mucho peor antes de que se logre algo concreto.

A nivel nacional, suceden cosas que reproducen la miopía y el egoísmo de quienes quieren seguir contaminando impunemente la atmósfera de la Tierra. Un ejemplo clarísimo es la presión que está ejerciendo el presidente de la República para que se cambie el plan de manejo del Parque Nacional Laguna del Tigre, con el objetivo de favorecer a la industria petrolera.

La compañía Perenco no quiere que se identifiquen los impactos que la explotación petrolera ha tenido sobre el Parque Nacional Laguna del Tigre en el nuevo plan de manejo, tampoco le conviene que éstos se valoren económicamente, ni que se considere la restauración de ese parque, pues ellos tendrían la obligación de asegurar económicamente la recuperación de las áreas degradadas.

Eso molesta a Perenco del nuevo plan de manejo; ya que su pretensión es que se amplíe el contrato 2-85, que vence en el 2010.

El actual secretario ejecutivo del Conap autorizó el nuevo plan de manejo, pero no debería ordenar que éste se modifique, porque él actúa en representación del Consejo Nacional de Áreas Protegidas.

Tal vez los miembros del Consejo no están muy enterados de esta situación, pero confiamos en que considerarán los intereses de la población de todo un planeta que hoy agoniza, como más importantes que los de la industria petrolera.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.