Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Una costosa lección
Por Magalí Rey Rosa - Guatemala, 27 de abril de 2007

Nos dejan una costosa pero invaluable lección para las próximas elecciones.

En un elegante y exclusivo acto, celebrado esta semana en el Hotel Camino Real, el presidente de la República y su equipo de gobierno lograron al fin presentar su política ambiental, ¡a sólo ocho meses antes de entregar el poder! Nos preguntamos por qué se gastan el dinero de los contribuyentes en eventos ostentosos, para hacer un anuncio que, a estas alturas, carece totalmente de significado.

No sabemos qué contiene esta nueva política ambiental, pero eso importa poco, porque lo más probable es que el equipo que llegue al gobierno en el 2008 (que difícilmente va a ser el que está ahora) deseche esta nueva política y arme la propia.

Pero resulta todavía más ridículo que hagan alarde de una “política ambiental” cuando ha quedado clarísimo que esta administración solamente atiende el tema ambiental y se ocupa del patrimonio natural de Guatemala para hacer negocios.

Por medio de publicaciones especializadas que circulan en el extranjero, nos enteramos de que recientemente el Gobierno de Guatemala, a través del Ministerio de Energía y Minas, sacó a licitación tres nuevas áreas para operaciones petroleras, en la costa del Pacífico guatemalteco.

Aunque ahora se reconoce públicamente que el gravísimo problema del cambio climático planetario está íntimamente ligado con la quema de hidrocarburos y que la única solución realista es reducir su consumo en 80 por ciento, ellos deciden dejar amarrados todos los negocios que respondan a sus intereses personales, aunque sea a costa del futuro de todos los demás (incluyendo el de sus propios hijos).

Tal vez creen que no nos vamos a enterar, porque de otra manera no es posible explicarse cómo toman otra decisión que la gran mayoría de guatemaltecos va a rechazar, y que podría ser fuente de más conflicto social.

La gran cantidad de consultas a vecinos que las poblaciones guatemaltecas han realizado, son resultado de decisiones políticas en las que no se ha informado ni consultado debidamente a la gente, y que probablemente no benefician más que a los directamente involucrados en negocios de explotación y venta de recursos naturales. A este equipo de gobierno le debemos también haber defendido y apoyado la expansión de la explotación de minerales metálicos.

Quienes hicieron gobierno con Óscar Berger nos dejan una costosa pero invaluable lección para las próximas elecciones: tenemos que saber exactamente qué plantean quienes quieren ser gobernantes de Guatemala y sus equipos respecto de nuestro patrimonio natural. Porque además de saber lo que prometen, vamos a asegurarnos de que cumplan. De eso depende nuestro futuro.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.