Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

No a la cacería de ballenas
Por Magalí Rey Rosa - Guatemala, 25 de mayo de 2007

¡L@s guatemaltec@s queremos verlas vivas!

Faltan pocos días para que se celebre, en Alaska, la convención donde se decidirá si se abre nuevamente la cacería de ballenas. Estoy segura de que las y los ciudadanos guatemaltecos no queremos que se cacen ballenas. Para MadreSelva y para las y los jóvenes “Guatemaltecos por las ballenas” fue muy fácil recolectar miles de firmas con el objetivo de pedir que el voto de Guatemala sea favorable a las ballenas.

Vimos la indignación que embarga a la mayoría de personas, pero sobre todo a niñas y niños, cuando se les explica que existe la posibilidad de que los países balleneros logren legalizar la cacería nuevamente.

Una amiga columnista me comentó que, por su artículo sobre las ballenas, recibió muchísimos comentarios, la gran mayoría, para apoyarlas. Y hemos leído las cartas de los lectores publicadas recientemente. Con algunas extrañas excepciones, la ciudadanía guatemalteca se manifiesta en contra de la cacería.

Tal vez el rechazo tan unánime a la matanza de ballenas se debe a que estamos en tiempos de cambio climático y la gente sabe que la desaparición de las ballenas producirá mayores alteraciones en los océanos y afectará el clima planetario, así que nos afectará a todos.

Tal vez sea porque duele saber que los gigantes mamíferos marinos están extinguiéndose y que no hay muchas posibilidades de que se salven. Y puede ser también porque mucha gente sabe que el voto de Guatemala es el decisivo -otra amiga me contó que eso salió en un reportaje de Televisión Española (TVE)- y no queremos ser recordados como el pueblo que, pudiendo, no quiso salvar a las ballenas.

Desgraciadamente no somos los ciudadanos los que vamos a dar el voto. No sabemos quién va a asistir a la reunión ballenera en Alaska como representante de Guatemala; aunque el nombre que más se menciona es el de la licenciada María José Iturbide, del MAGA.

Pero lo que sí sabemos es que la responsabilidad de la decisión gubernamental recae personalmente en el presidente Óscar Berger. Esta es una buena oportunidad para un gobierno que se ha caracterizado por el desdén y menosprecio con que abordó la problemática ecológica nacional; podría mejorar la imagen internacional de Guatemala.

En el plano global, al proteger a las ballenas se protegen los mares; salvar a los cetáceos contribuye a mantener equilibrada toda la cadena alimenticia a la que éstos pertenecen.

En el plano nacional se conserva la opción de desarrollar el turismo de avistamiento de ballenas, actividad que podría beneficiar a muchísimos guatemaltecos.

Las y los guatemaltecos no queremos que se cacen ballenas. ¡Queremos verlas vivas! Estamos a favor de la vida; y estamos pendientes de Alaska...

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.