Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

¿Hay algo que celebrar en el día del ambiente?
Por Magalí Rey Rosa - Guatemala, 6 de junio de 2007

Este 5 de junio se celebra el día internacional del ambiente, el propósito de esta fecha es hacer una reflexión sobre la situación del ambiente. En nuestro país, cuando tocamos el tema lo hacemos con tristeza e indignación, ya que al momento no hay políticas ni voluntad por parte de los diferentes gobiernos de turno y buena parte de la población, para proteger la naturaleza.

A continuación, mencionamos algunos de los actuales problemas ambientales más preocupantes:

1. Continúa la tala inmoderada de bosques, de forma “legal”, es decir con licencias del Instituto Nacional de Bosques (INAB) y obviamente las talas ilegales, que con total impunidad se mantienen vigentes. De esa suerte, cada día que pasa nuestro país pierde más cobertura boscosa.

2. En el tema de los incendios forestales: no existen verdaderos programas de prevención donde se entrene y capacite personal con el equipo adecuado, lamentablemente los incendios son apagados hasta que inicia la época de lluvia. (Los incendios deben prevenirse combatirlos es extremadamente difícil)

3. Vemos con preocupación como importantes áreas protegidas que contienen importantes ecosistemas, no se protegen. Dos ejemplos de ello son:

1) El biotopo del quetzal, “Mario Dary”. Debido al cultivo de helechos, el área sufre un proceso de estrangulamiento y aislamiento; además de los impactos en la contaminación por uso de agroquímicos y de la eliminación de los bosques nubosos; un ecosistema importante por sus aportes en la captación del agua en la zona de las Verapaces.

2) La desaparición del Refugio de Vida Silvestre Bocas del Polochic. Debido al monocultivo extensivo de plantaciones de palma africana. En ambos casos la irresponsabilidad recae en instituciones del Estado que por mandato legal deben proteger estas áreas; el Consejo Nacional de Áreas Protegidas (CONAP) y las organizaciones coadministradotas que mantienen un silencio cómplice.

4. Las actividades industriales de índole extractiva se convierten en una amenaza para el ambiente, hoy más que nunca: minería de metales, petrolera, megaproyectos hidroeléctricos, monocultivos de caña de azúcar, por mencionar algunas de ellas

5. El ingreso de semillas transgénicas, especialmente de maíz, sin ningún tipo de regulación, se convierte en una seria amenaza para la biodiversidad alimentaría en la región donde se originó este.

Solo hemos mencionado algunas de las amenazas contra el ambiente, existen muchas más. El actual gobierno se hace invisible para contrarrestar dichos peligros y en muchos casos es responsable promover la destrucción y contaminación del ambiente.

También vemos con preocupación como la mayoría de líderes políticos, no incluyen dentro de su campaña la defensa del ambiente, en el entendido de que hablar de ambiente es hablar de la defensa de la vida. Por esta razón estamos tentados a mal pensar de todos ellos y ellas, en el supuesto que a muchos los están financiando empresas mineras, petroleras, cementeras, etc.

Las actuales prácticas destructivas que se desarrollan en nuestro país; incrementan día con día nuestra vulnerabilidad ante los inminentes fenómenos naturales que están por venir con el cambio climático que nosotros mismos hemos provocado.

Por todo lo anterior, nuestra organización exhorta a la población guatemalteca en este día a iniciar acciones de defensa de nuestros ecosistemas de forma pacífica y organizada, ya que de esta forma estaremos reduciendo el riesgo a desastres y defendiendo el futuro de los que ya existimos y los que están por venir.

Fuente: www.prensalibre.com - 050607


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.