Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

¿Quién tergiversa, Sra. De Garoz?
Por Magalí Rey Rosa - Guatemala, 10 de junio de 2007

Reto a la señora de Garoz a que pruebe lo que afirma.

La señora Rosa María Montene- gro de Garoz me acusa de “retorcer la realidad con mi acostumbrado sesgo” porque critiqué el fallo de la Corte de Constitucionalidad (CC). Veamos quién tergiversa la realidad: ella dice que la CC declaró inconstitucional la consulta. Falso. La CC dijo que la consulta es legal, solamente declara inconstitucional el artículo 17 del reglamento que les daba carácter obligatorio a los resultados.

Ella dice que yo omito mencionar que las municipalidades de Sipacapa y San Miguel Ixtahuacán habían aprobado el proyecto minero en el año 2003. Lo que yo he dicho, y lo sostengo, es que el pueblo de Sipacapa no tuvo acceso a información, que no fue debidamente consultado y que sus derechos fueron violados por el Gobierno de Guatemala.

La consulta, que ella trató de impedir con el amparo que presentó a favor de la minera, fue la forma en que este pueblo expresó —pública y pacíficamente— su rechazo a la explotación de minerales metálicos impuesta en su territorio por el Gobierno, porque los funcionarios públicos habían permanecido sordos a sus reclamos de justicia.

De Garoz afirma que, a pesar de que el alcalde (de Sipacapa) recibió una orden judicial que le prohibía la celebración de la consulta, ésta se celebró porque yo presioné y le hice incurrir en delito de desobediencia. Falso: la consulta se celebró porque la CC no confirmó el amparo provisional que la señora De Garoz solicitó para impedir la celebración de la consulta, y le dio vía libre, a pesar de que el Juzgado Séptimo de Instancia Civil la había suspendido con sorprendente celeridad unos días antes. Yo nunca he sostenido una conversación con el señor Alejandro Mazariegos, alcalde de Sipacapa, no estuve presente en la consulta y menos hubiera podido presionarlo.

A la señora De Garoz le molesta que yo haya hecho público que ella firmó los expedientes contra la consulta de Sipacapa. Ese amparo es un trabajo que ella llevó a cabo como abogada de la minera. Me pregunto si a ella le avergüenza que eso se haga público. A mí no me da vergüenza que se sepa que sigo tratando de defender el patrimonio natural de Guatemala, aunque sea una locura. Pero sí me da cólera que se pretenda engañar a la población.

El último párrafo de la señora De Garoz encierra la más grotesca, racista y lamentable de sus tergiversaciones. Afirmar que la consulta de Sipacapa y otras han sido meros remedos de consulta, “con gritos y palos sobre asuntos que no son de competencia municipal, donde asustan a los vecinos con mentiras, alteran la paz y ponen en entredicho a las autoridades legítimamente constituidas”, sencillamente, como dicen, no tiene madre. Invito a las autoridades y a los testigos nacionales e internacionales que las han presenciado para que den su testimonio. Y reto a la señora De Garoz a que pruebe lo que afirma.

Fuente: www.prensalibre.com - 080607


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.