Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Especulando sobre el futuro
Por Magalí Rey Rosa - Guatemala, 12 de octubre de 2007

Las promesas de los mineros y petroleros valen tanto como las de los candidatos a la Presidencia cuando están en campaña… ¿Se acuerdan de las de la Exmibal?

Seguramente el anuncio de que la Compañía Guatemalteca de Níquel empieza a funcionar en Izabal hace felices a algunas personas.

En primer lugar, al presidente Óscar Berger, quien procuró personalmente que se limpiara cualquier escollo para que se extendieran todas las licencias necesarias.

También a los funcionarios del actual gobierno, pues durante este período se llevó a cabo la renegociación por medio de la cual Guatemala pasó de poseer el 30 por ciento de las acciones a tener menos del 7 por ciento.

Estos servidores públicos permitieron que una compañía sin mayor capital especulara con nuestros recursos y –gracias a las concesiones otorgadas por el Gobierno– aprobaran permisos para operaciones ambientalmente riesgosas y poco rentables para nuestro país.

Ordenaron desalojos de comunidades q’eqch’ies por no poseer títulos legales; pusieron en terrible riesgo a Izabal, un departamento con grandes posibilidades de desarrollo turístico, y condenaron a muerte lenta a lugares maravillosos como el Parque Nacional Río Dulce y el Lago de Izabal.

También estarán felices los socios de la compañía, las personas y empresas que ganarán directamente con la minería de metales. La responsabilidad por lo que ocurra en Izabal, en relación con la minería, es de ellos.

Pero somos muchos miles quienes sentimos frustración e indignación al ver cómo se entrega nuestro patrimonio natural, cómo se ignora nuevamente al pueblo y cómo se destruye la posibilidad de un mejor futuro para Guatemala.

Nos sobrecoge el pesimismo, sobre todo ahora, que los dos candidatos a la Presidencia han dado señales de cuán poco les importa la problemática ambiental: nunca aceptaron participar en los diferentes foros especializados sobre el tema. Tampoco se dignaron aceptar la invitación que les hicieron los representantes de las 16 comunidades que organizaron consultas comunitarias en las que se rechazaron proyectos hidroeléctricos y de minería metálica.

Hay diferencias entre los equipos técnicos que los dos partidos políticos presentan en lugar de sus candidatos: el de la UNE impresiona por la trayectoria de algunos de sus miembros, mientras que el personaje que representa al Partido Patriota asusta por su desconocimiento del tema.

Pero la actitud de los dos dirigentes ha sido de claro apoyo a las industrias extractivas. Si a esto sumamos la “relación” que iniciaron los inversionistas petroleros y mineros canadienses con los diputados Rubén Darío Morales, Otto Ely Zea, Luis Fernando Pérez, Guillermo Sosa y el asesor Luis Rubio –invitados por la Cámara de Comercio Guatemalteco-Canadiense (con el viajecito que nos costó Q169 mil a los contribuyentes)–, tenemos delante un panorama seguro de mayor explotación de nuestra riqueza natural.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.