Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

¿Quién está en crisis?
Por Magaly Rey Rosa - Guatemala, 30 de noviembre de 2007

En Guatemala urge un debate sano sobre el tema de la energía.

El pensamiento ecologista debe relacionar todo con todo, por todas partes. Es interesante conectar varios acontecimientos de las últimas semanas. En octubre, el Ministerio de Energía y Minas saca -a última hora- su Política Energética. Entre los objetivos principales de sus lineamientos de política, el primero es aumentar la oferta energética del país a precios competitivos.

El segundo es diversificar la matriz energética del país, priorizando las energías renovables. Otros objetivos son aumentar la exploración y la explotación petroleras. En la página 47, entre las acciones importantes que se proponen implementar, se lee: i) Declarar el estado de Emergencia Nacional del subsector eléctrico, para facilitar el desarrollo de proyectos renovables, la construcción de servidumbres, los accesos, y reducir los obstáculos sociales, entre otros.

¿A qué se refieren? Pero también dice -en el mismo documento- que el sector eléctrico ha mostrado una tendencia de crecimiento positivo, que ocupamos el tercer puesto en tarifa residencial en Centroamérica, que tenemos la tarifa más barata para el sector industrial y que recomienda revisar la tarifa social, porque sale muy cara. La demanda de energía fue de siete millones de gigavatios-hora, la oferta fue de siete millones 500 mil gigavatio-hora.

Eso significa que tenemos superávit en la producción energética. ¿Puede ser entonces que la crisis energética que ven venir tenga relación con la demanda de electricidad de los nuevos proyectos mineros?, porque la explotación minera demanda enormes cantidades de energía, 24 horas cada día.

El 13 de noviembre, los honorables diputados de la Comisión de Energía y Minas del Congreso de la República, en un conmovedor acto de conciencia ecológica, en los antecedentes de un proyecto de ley de promoción de biocombustibles, exponen: “En virtud de la preocupación mundial derivada de la contaminación del medio ambiente y de lo finito de nuestro recursos naturales, paralelo a la aceptación de nuestra dependencia de las fuentes de energía, los seres humanos nos hemos preocupado por buscar y encontrar medios derivados para la producción de energías alternas que contribuyan al desarrollo integral de las personas”, y se disparan un proyecto de Ley de Alcohol Carburante, que no creo que entiendan, pues no contempla ni mínimamente los aspectos sociales y ambientales relacionados con la producción de energía a partir de biomasa. La producción de bio o agrocombustibles está generando un debate mundial, porque podría aumentar el problema que pretende resolver.

En Guatemala urge un debate sano sobre el tema de la energía, conectando el uso de hidrocarburos, las hidroeléctricas, los biocombustibles, el agua, los ecosistemas, la tierra, los alimentos, el hambre, las prioridades nacionales y el cambio climático. Y no creo que tengamos que apresurarnos en aprobar leyes ni aceptar crisis que no tienen sentido. Este es un momento para aplicar el principio de precaución. Por puro sentido común que, al parecer, no es tan común en nuestro país.

Fuente: www.prensalibre.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.