Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Guatemala elecciones 2007: Política escuálida, futuro incierto.
Por Manuel R. Villacorta O. - Dallas, Texas, 23 de abril de 2007
manuelvillacorta@yahoo.com

El ocaso del accidentado sistema político guatemalteco es irreversible. Los intentos institucionales por favorecer la denominada "fiesta cívica" no encuentran eco, ni lo encontrarán, al menos no para estas elecciones. Todo Estado que pretenda presentarse ante el mundo como democrático tiene como requisito básico que demostrar que su sistema político -y con éste, las elecciones- permite a los ciudadanos organizarse, participar y elegir en libertad las mejores opciones. La institucionalidad en Guatemala se encuentra en aprietos, porque demostrarle al mundo que en el país habrá elecciones será fácil, pero demostrar que los votantes participan entusiasmados y en forma masiva, le será imposible. Estamos a punto de confirmar lo que todos creemos que ocurrirá: el abstencionismo será impactante.

Pero el abstencionismo que se producirá en las elecciones generales a realizarse en septiembre del año en curso, no revelará como algunos creen, el desinterés de la población por los asuntos políticos, será simplemente la respuesta social basada en el derecho al rechazo. ¿Rechazar qué? Un sistema político incapaz de generar gobiernos honestos, eficientes y visionarios. No hay empleo para las decenas de miles de jóvenes que se suman año tras año a la población económicamente activa. Los servicios públicos están colapsados. La delincuencia organizada ha establecido sólidas estructuras operativas incluyendo su inserción en todos los organismos del Estado. La delincuencia común sigue lacerando a la población pobre, que lucha afanosamente día tras día por sobrevivir en medio de condiciones verdaderamente hostiles.

Un breve recuento nos será de utilidad. Cuando se realizan elecciones generales en l985 la participación ciudadana fue extraordinaria, había un marcado deseo de orientar al país por el sendero de la democracia y superar esos años de guerra sucia que provocaron cientos de miles de muertos, desplazados y desaparecidos. A pocos años de iniciada su gestión las deficiencias del gobierno democratacristiano se hicieron evidentes, el partido era incapaz de sostenerse en el poder. Un movimiento de difusa ideología -la Unión del Centro Nacional- ganaba espacios pero no convencía. Una trampa efectiva y perversa, hizo que un desconocido (Jorge Serrano) se poscionara rápidamente en los medios de comunicación, gana súbita simpatía y logra ser electo como presidente de Guatemala. Al fragor de las privatizaciones que se perfilaban como el más apetecible y lucrativo negocio del siglo, surgen disputas en la estructura del poder lo que culmina con la expulsión del país de Jorge Serrano. Un ex procurador de los Derechos Humanos busca con el apoyo de los empresarios nacionales y los gobiernos de Estados Unidos y Europa reorientar el país por la institucionalidad que para entonces, ya estaba fuertemente erosionada. La democracia "bajo agobio" se aproximó de nuevo a elecciones generales en donde el sector privado nacional logra el control definitivo del poder político, Alvaro Arzú es electo presidente. La incapacidad de enfrentar estructuralmente los problemas del país, vuelve a limitar la simpatía del proyecto empresarial que pierde las elecciones estrepitosamente ante un candidato fogoso, poseedor de un olfato político felino y que sabe hacer alianza con la oferta de "orden castrense para una sociedad civil desencantada", la mezcla Portillo-Ríos Montt funciona, el FRG se apropia del poder. La obtención del poder -buscado no como fin sino como medio, especialmente por causas patológicas para satisfacer múltiples necesidades materiales de los ungidos- debilita aún más el ya desacreditado sistema político nacional. El proyecto de la "nueva derecha progresista" se aprovecha de la crisis, creando un polifacético proyecto en donde las alianzas tardan más en concretarse que en desintegrarse. El gobierno de Oscar Berger ha sido sin duda alguna, el más intrascendente que ha tenido Guatemala en toda su historia. Eso sí, caracterizado por los mismos rasgos de sus antecesores (ineficiencia administrativa y corrupción). Dejará el poder y con éste, un país sumido en el caos, con los peores indicadores socioeconómicos que registre nuestra historia.

¿Qué alternativa tiene hoy el pueblo de Guatemala? Quizá la única sea la especulación. Especular con otro partido político, volver a darle el beneficio de la duda a otro proyecto partidario sin antecedente alguno. La UNE, el PP, EG o VIVA, apuntan ser los potenciales elegidos. Nunca más la DCG, el PAN o el FRG alcanzarán el poder. Una historia nefasta que se repite secuencialmente, la búsqueda inescrupulosa del poder, el cual una vez adquirido o en el mejor de los términos, asaltado, se utiliza para enriquecer a los afortunados ganadores, y no para enfrentar los graves desafíos nacionales que se potencian permanentemente proyectando una explosión social de insospechadas consecuencias.

Cualquier análisis imparcial sólo tiene una posible conclusión: Guatemala posee una política escuálida, y con ésta, un futuro incierto.

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.