Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Para cuando Berger se vaya
Por Manuel R. Villacorta O. - Dallas, Texas, EEUU, 26 de julio de 2005
manuelvillacorta@yahoo.com

Para cuando Berger se vaya, habrán muchos más niños viviendo en las calles, expuestos a la violencia, la explotación, la enfermedad y el hambre.

Para cuando Berger se vaya, habrán más ancianos muriendo a pausas en la pobreza, sin derecho a la seguridad social, ni siquiera a un entierro digno.

Para cuando Berger se vaya, habrán muchos miles de jovenes más, vinculados a las pandillas, sin derecho al futuro, condenados al puñal, la droga y el impacto balístico preciso, en el momento preciso.

Para cuando Berger se vaya, habrá aumentado la fría cifra de mujeres violadas o asesinadas, que engrosarán las también frías cifras de la impunidad y el olvido cómplice de aquellos que hoy, voltean la mirada.

Para cuando Berger se vaya, habrá aumentado el devastador efecto de la explotación humana en las maquilas o en las fincas de café.

Para cuando Berger se vaya, habrán muchos más padres desposeídos, enajenados por el dolor, por la falta de ese empleo que no llega. Y que nunca llegará.

Para cuando Berger se vaya, más niños estarán sin escuelas, viendo como las pocas que quedaban se derrumban por la incompetencia administrativa, que perversamente adormece su conciencia, brindando por el resonante éxito del más maravilloso plan escolar jamás antes descubierto: "un vaso de leche para todos", aunque no haya vaso, aunque no haya leche.

Para cuando Berger se vaya, la jauría política estará presta para insertar los colmillos en una víctima llamada Guatemala, o democracia, o libertad, que da igual, es lo mismo.

Para cuando Berger se vaya, la infraestructura nacional estará colpasada. No había recursos para atenderla, porque ni como pretexto de campaña interesa ya; lo que se tuvo, se utilizó para pagar los salarios del gabinete, los diputados y los exceletísimos diplomáticos guatemaltecos.

Para cuando Berger se vaya, la culpa será de Portillo, de Gaspar Ilom, del CAFTA, de la globalización, de los sindicatos, de los columnistas eternamente inconformes, de la intrometida comunidad
internacional, o de cualquiera. Ya usted sabe.

Para cuando Berger se vaya, todo estará peor. ¿No lo cree? Guarde esta nota y léala el 16 de enero del 2008. Y Usted dirá.

Manuel Villacorta forma parte del lobby de autores de la revista Albedrio.org y su dirección de correo electrónico es: manuelvillacorta@yahoo.com

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.