Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Las razones del obispo
Por Marta Sandoval - Guatemala, 21 de septiembre de 2005

Margarita Carrera narra en su libro “En la mirilla del jaguar” la vida y obra de monseñor Juan Gerardi.

Margarita no sabe muy bien qué es el miedo. La palabra le suena lejana, en los años 70, cuando trabajó como jefa de relaciones públicas de la Universidad de San Carlos y presencio cómo entraban los tanques militares al campus; o cuando, en los años 80, recibió amenazas de muerte que prefirió ignorar. Pero ahora el término “miedo” no tiene mucho sentido para ella, por eso no titubeó en describir con detalles la vida de monseñor Gerardi y narrar con nombres y apellidos a todos los implicados en el asesinato que conmovió a Guatemala. Las editoriales en cambio sí tuvieron miedo, tuvo varias negativas cuando en 2002 fue con el manuscrito en busca de publicación, hasta que el Fondo de Cultura Económica se atrevió. Ahora tres años después vuelve a editarse. Es un nuevo grito de Margarita para que no se olvide, el tiempo pasa y los guatemaltecos tenemos fama de desmemoriados.

Pero el libro no es una reconstrucción del crimen ni un intento por descifrarlo, sino un acercamiento al personaje detrás del escándalo, al rostro que se olvidó buscando culpables. Margarita crea la semblanza de una persona que trabajó toda una vida por la justicia. Desde los primeros años de su apostolado, hasta su muerte. Para hablar sobre la nueva edición, Margarita me recibe en su casa. Su mirada se ilumina cuando habla de Gerardi, como si hablara de alguien muy querido.

¿Cómo combina la Historia con la ficción?

- Al principio pensé que el ser una biografía novelada me daba derecho a ficcionar algunas cosas, pero la verdad no tuve necesidad. Todo estaba. Los documentos que consulté y las entrevistas que hice me dieron tanto, que no había por qué inventar nada. Hay hasta diálogos que son reales, las palabras que puse en cursivas eran citas textuales de Gerardi.

¿Ha tenido alguna amenaza por la publicación del libro?

- La estoy esperando todavía, eso vendría a demostrar que algo vale lo que escribí. Los enemigos de Gerardi pensarán para qué gastar pólvora en sanates. Pero lo que está allí no es algo que me inventé, los nombres que menciono están en los periódicos, entonces no soy yo la que está descubriendo, sólo lo estoy contando.

¿Cómo fue su relación con Gerardi, lo conoció personalmente?

- Yo me enamoré de él, profundamente, cuando empecé a investigar sobre su vida y su obra. Sinceramente me sedujo. Nunca lo conocí personalmente. Una vez estaba en una reunión donde habían varios religiosos y cada uno se presentaba diciendo a la orden que pertenecía, yo simplemente dije “Margarita Carrera, fiel devota de monseñor Gerardi”.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.