Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Los dos Sperisen, dos bandidos
Por Mathias Solure - Guatemala, 9 de marzo de 2007

Hay dos personajes – padre e hijo- que tienen la triste distinción de un pésimo desempeño para Guatemala en cargos burocráticos importantes . Ambos tienen doble ciudadanía suiza y guatemalteca.

El padre es Eduardo Sperisen Yurt, actual representante de Guatemala ante la OMC. Nació en Guatemala -el 24 noviembre 1945- de Padres suizos. A los diez años regresó a Suiza con su familia -al Cantón de Lucerna- donde aún vive su hermana . Como no obtuvo ningún título de estudios, no llegó mas allá de ser policía -a cargo de vigilar extranjeros- del mismo Cantón de Lucerna. A Guatemala regresó por 1970 como vendedor de vidrios y desde entonces se hace llamar ingeniero. Un tiempo fabricó muebles de mimbre para exportar a Florida, USA, donde también vivía. La fábrica quebró. Banal.

Pero tiene otra carrera curiosa. En 1982 aparece -junto con Alvaro Colom, el actual y anterior candidato a presidente- fundando la Agexpront (asociación gremial de exportadores no tradicionales) con denarios de USAID. De allí comienza una serie de cargos directivos en asociaciones del sector privado, financiadas siempre con denarios de USAID: Agexpront, Camara Empresarial, Asociación Nacional del Café. La excepción sería la Cámara de Industria, pero fue llevado allí cuando la presidía Victor Suarez, hombre muy cercano a la Embajada de USA.

La parte excepcional es que ha sido tres veces vice-ministro de Economía y dos veces representante de Guatemala – con rango de embajador- ante OMC. Con lo que repite siempre las mismas responsabilidades en las negociaciones comerciales internacionales. Esto pudiera ser fruto de un buen desempeño y ya sería extraño tanto reconocimiento en la esfera pública sin un padrino poderoso.

Pero es que su gestión no es otra que incompetencia y engaño. Durante la negociación inicial del CAFTA -bajo el gobierno del FRG- actuó como asesor de la Cámara de Industria. Allí dijo muchos disparates a favor del acuerdo, pero hay un par que son criminales: a) que los compromisos en propiedad intelectual (medicinas, agroquímicos) no eran mayores que los ya asumidos en la OMC; b) que la apertura a los productos agrícolas subsidiados en USA se balancearía con exportaciones y que la eliminación de subsidios era inminente en OMC.

La peor traición vino cuando el nuevo gobierno del GANA -que había criticado el CAFTA- lo nombró por tercera vez Vice-Ministro. Sperisen Senior aparece firmando el acuerdo en la foto oficial. Lo firmó a pesar de contener una nueva cláusula donde Guatemala renunciaba a usar la Salvaguardia Especial Agrícola –SEA- a la que tenía derecho por el acuerdo de la OMC y a pesar de que era la única defensa legal que quedaba a los campesinos guatemaltecos. Luego mintió a la prensa diciendo que no había renunciado a la SEA. Insistió en la mentira aún cuando la prensa le leyó el texto: “No es exactamente una renuncia”-dijo.

Por esa lealtad a sus mandantes lo quisieron, otra vez, en las negociaciones de la OMC. Con él, Guatemala regresó a formar parte del G-20, del cual salió por presiones de Estados Unidos en época FRG. Con él ingreso al G-33. Ambos grupos defienden en la OMC el control de sus políticas de desarrollo. Algo que ya Centroamérica –salvo aún Costa Rica- entregó en CAFTA. La presencia de Guatemala es sospechosa cuando ya entregó todo y por obra del mismo personaje. Sospecha acentuada cuando se sabe que siendo ciudadano suizo trabaja en territorio suizo con privilegios diplomáticos. La Embajada de Suiza en Guatemala lo tiene en su registro como suizo y no puede ignorar que está acreditado en Suiza. Aún cuando trabaje ante un organismo internacional, es Suiza quien le da privilegios diplomáticos. Tanta insolencia no sería tolerada por el gobierno de un país tan igualitario si no hubiese algún beneficio.

El hijo es Edwin Sperisen Vernon. Hombre grande y fuerte, pero poco estudioso: tres años en la universidad Francisco Marroquín sin lograr pasar del segundo semestre de Ciencias Políticas. Valet galante de Alvaro Arzú, deja de ser discreto cuando su primera foto pública lo muestra tirando patadas a empleados municipales descontentos.

Edwin Sperisen llega en 2003 a consejal de la ciudad de Guatemala en la estela del Alcalde Arzú (ex Presidente del país…). El 1 de agosto 2004 es nombrado Jefe de la Policía Nacional Civil -PNC, sin ninguna experiencia previa. Asumimos que como anticipación para reprimir las futuras manifestaciones contra el CAFTA, pero hay otros objetivos.

El 31 de agosto el nuevo jefe ordena a la PNC la masacre de campesinos- con el uso de fusiles de asalto- que protestaban ocupando la finca Nueva Linda contra la “desaparición” de su lider, atribuida al propietario. Once muertos, 27 heridos, niños y mujeres golpeados. El Procurador de Derechos humanos denuncia ejecuciones extrajudiciales, asesinato, heridas. Los periodistas presentes denuncian golpes y amenazas para quitarles fotos testimoniales.

El 11 de enero 2005 la PNC - 700 agentes- mata a Raul Castro Bocel y hiere a otros cuatro dirigentes de la comunidad local que se oponen al paso de un molino para la empresa minera canadiense Montana Exploradora SA, a la que acusan de contaminar con mercurio y cianuro las aguas de la región.

El 14 de marzo la PNC mata con un tiro en la base del cráneo al educador Juan López Velásquez en Huehuetenango, durante la represión de los manifestantes contra el Cafta. Otros 6 manifestantes más son heridos de bala, de los cuales dos perecieron posteriormente.

El 8 de julio 2005 muere asesinado Alvaro Juerez, de 64 años, en San Benito, Peten, después de denunciar abusos y atropellos de la PNC por su comando nacional al procurador de derechos humanos. Esto es solo el prontuario de casos mortales directamente atribuidos a la PNC durante el primer año de jefatura de Edwin Sperisen.

La carrera continuó con la constitución de escuadrones de la muerte, para el asesinato de supuestos delincuentes o terroristas. Como Erwin Sperisen es evangélico, la actividad represiva era moralmente confortada por prédicas diarias de pastores evangélicos a primera hora de la mañana, a pesar de que la mayoria del cuerpo policial es católico.

Con esos antecedentes, no sorprende el desenlace de esa jefatura de la PNC con el asesinato de los tres diputados salvadoreños y su chofer por un grupo de la PNC comandado por el jefe de investigaciones contra el crimen organizado. Menos aún sorprende que los cuatro acusados ya confesos hayan sido asesinados con fusiles de asalto – lo que excluye la versión de que fueron los presos- en la cárcel de alta seguridad donde estaban detenidos. Es un evidente tentativo de encubrir a sus mandantes, que de todas maneras señala la facilidad con que los asesinos uniformados entraron impunemente para asesinar a unos cómplices comprometedores.

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.