Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

“Insurgentes”
Por Méndez Vides - Guatemala, 16 de noviembre de 2004
mendezvides@itelgua.com

La aventura guerrillera en Guatemala dejó flotando un mar de testimonios, e Insurgentes, Guatemala, la paz arrancada, inicia una fresca cascada de memorias que seguro estremecerá a la sociedad chapina. El libro contiene la historia de un médico recién egresado de la San Carlos, quien fue motivado por su propia familia, en los tiempos postreros del genocida Lucas, para participar en el movimiento insurgente. El plan prevé una acción temporal, porque el triunfo ya es cosa de meses, y los combatientes requieren de médicos. El joven acepta, despista a los suyos y 15 días más tarde emprende la aventura de escalar el volcán de Atitlán, donde se sumará a los insurgentes por dos meses. El corto período de tiempo se convertirá en una vida, la práctica médica en la comandancia guerrillera, y las ilusiones de cambio en una realidad fría de negociación.

A principios de los años 80 fue común el caso de jóvenes que abandonaron todo para integrarse a los frentes guerrilleros, impulsados por la búsqueda de la justicia social y la igualdad.

Unos con estancia breve, otros murieron, y están los pocos que hicieron de la guerra su profesión, como nos lo confiesa el comandante Santiago en su historia.

El joven volibolista padece la muerte de sus tres hermanos. Eriza la piel el relato de la hermana caída en combate en aquella famosa casa de seguridad de la colonia El Carmen, que fue destruida con tanquetas y fusiles. La otra hermana desapareció en medio de un operativo urbano. También le llegó el turno al hermano mayor. Santiago es el único sobreviviente, hijo de un violonchelista que murió sacudido por la amargura de la música y la tragedia familiar.

El compromiso aumentó y lo propuesto como una incursión momentánea se convirtió en una forma de vida. El relato golpea cuando el comandante Santiago renuncia a la guerrilla luego de 14 años de lucha, ya caído el muro de Berlín y disuelta la URSS. Las esperanzas se han esfumado. La realidad se plantea con toda su intensidad. Ya es demasiado tarde para reiniciar la vida interrumpida, trata, pero desiste y pide su reingreso a la guerrilla en una acción casi suicida. El tiempo ha dañado todo. Hay deserciones y algunos compañeros han tomado el camino del bandidaje. A él le corresponde seguir en las filas hasta que se cumpla la negociación diplomática para la reincorporación legal a la vida civil. Un día se firma la paz y los combatientes lloran.

Este libro de memorias no es sólo la historia de un individuo, sino refiere los sucesos que despojaron a toda una generación de los sueños. Es la historia reciente de la patria.

Tomado de www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.