Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

“La desesperanza”
Por Méndez Vides - Guatemala, 26 de julio de 2005
mendezvides@itelgua.com

El escritor chileno José Donoso, perteneció al equipo sagrado del boom y así quiso que se le recordara.

El escritor chileno José Donoso, perteneció al equipo sagrado del boom y así quiso que se le recordara. Quizás hasta se rindió y condescendió demasiado con los dogmas del realismo mágico. Pero una vez libre de tales ataduras, famoso y viejo, se soltó con libros maravillosos que superaron en mucho su obra de juventud, tal es el caso de las novelas El jardín de al lado y La desesperanza. Libros a los que me gusta volver con frecuencia para apreciar la maestría del gran narrador, y medir su habilidad para conmover. La desesperanza es una novela intensa, sin mujeres araña ni casas infinitas, sin levitación ni experiencias extraordinarias, sino sencilla y realista, donde cuenta la historia de Mañungo Vera, un cantautor izquierdista que retorna a Chile el día que muere Matilde Urrutia, la mítica compañera de Pablo Neruda. Lo acompaña un hijo francés, Jean-Paul, quien no entiende el idioma de su padre ni capta las voces del pasado, porque sus raíces son otras. El hijo le fue entregado por la madre antes de desvanecerse, y todavía no son amigos. Mañungo se hizo popular como intérprete de baladas de protesta, canciones que ya no tienen sentido, lo que el artista comprende con dolor, por eso se siente falso y prisionero en los teatros a donde sólo acuden los nostálgicos, porque el sueño de la revolución ya se extinguió. El materialismo le ganó la batalla a los ideales nobles.

La vida perdió sentido y lo agobia un zumbido permanente en el oído. Está de vuelta en Chile y acude al velorio de Matilde, donde se topa de bruces con un laberinto de discursos políticos desgastados, y se ve rodeado de personajes patéticos que le hacen plantearse todo el tiempo las grandes dudas: ¿Quién soy? ¿Qué hago aquí? ¿En qué me he convertido? Las reflexiones de Mañungo frente al féretro de Matilde son conmovedoras.

La novela plantea una dura realidad, la del hombre que retorna a su tierra con las manos vacías, fracasado en la batalla, sin brillo ni motivos para continuar. Una novela sobre los efectos que asolaron a la generación que sufrió el fin de la utopía, que después del destierro están regresando contritos a la patria, apesadumbrados y cabizbajos.

La desesperanza es una bella novela para deprimirse y reflexionar, muy sentida y amarga, escrita por el gran maestro que falleció en la patria a los 72 años, corroído por el cáncer, luego de haber bregado por todo el mundo lleno de sueños e ilusiones.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.