Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Navidad de maestros
Por Méndez Vides - Guatemala, 22 de diciembre de 2005
mendezvides@itelgua.com

Aquí callamos los resultados, no los celebramos.

Un año más se ha ido volando. Un año perdido en asuntos de educación, porque en lugar de ir para adelante retrocedimos. Los nuevos muchachos van a celebrar las fiestas con la cabeza de piedra, esperando que un cohete les despierte la materia gris que no se avivó en la escuela. Sólo quienes tienen pasión por el conocimiento pueden trasmitirlo. Nuestros educadores proletarios o empresarios lograron, como mineros organizados, que no se publicaran los resultados de la Evaluación Nacional, así no hubo ganadores ni perdedores, porque los trapos sucios se lavan en casa y los ciudadanos no tenemos derecho de saber la verdad. Este año no nos enteramos de qué colegios se salvaron, si alguno, y tampoco se aprovechó el esfuerzo para premiar a los jóvenes graduandos que destacaron ni a los maestros insignes. Esa es la diferencia con nuestros vecinos salvadoreños, que realizan una prueba equivalente y premian a los mejores estudiantes, dan becas a los más destacados para realizar estudios universitarios a cuenta de la patria. Aquí nos callamos, escondemos los resultados y perdemos la oportunidad de aplaudir a nuestros mejores hijos, porque prevalece tapar el horror de los demás. Otra cosa sería si los muchachos le pegaran bien a la pelota y marcaran goles en sus canchas de tierra, porque las matemáticas, ciencias o letras no valen tanto como un gol de gladiadores con la camisa sudada.

A los muchachos que tuvieron un resultado ejemplar aunque anónimo, que estudiaron por su cuenta para salir de la ignorancia, y que quizá viven sumidos en un pueblo sin electricidad, entre milpas, nuestras disculpas por el olvido al que se les condenó, por el descuido de una nación que los sacrifica en aras de esconder otras miserias. Y a los maestros que se desgastaron y gozaron el acto noble de la enseñanza, a pesar de la falta de condiciones, un abrazo profundo. Para ambos el aplauso y Feliz Navidad.

La Ministra de Educación sigue jugando a la política y a las fotografías, preocupada por las fachadas, reconstruyendo las aulas de cartón que se lleva el viento, y manejando prudente el conflicto de los chuchos que ladran y ladran, pero quizá se olvida que la cabeza que no despierta pronto se pierde. El atraso se extiende y proliferan los negocios ilícitos.

El asunto es preocupante, en pocas semanas la población saldrá a invertir en útiles, libros y cuadernos, confiados y esperanzados, pero si no hay una actitud revolucionaria de parte de las autoridades, de nada valdrá el esfuerzo. Necesitamos empujar la nave con claridad, quitarnos la pesadumbre de veletas y abrir los ojos de la juventud al conocimiento.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.