Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

¿Qué hizo Arbenz?
Por Marco Vinicio Mejía - 24 de junio de 2004

La Ley de Reforma Agraria promulgada el 17 de junio de 1952 por el gobierno revolucionario de Jacobo Arbenz Guzmán, gravó las tierras ociosas de propiedad privada y propició el reparto de tierras forestales del Estado consideradas como baldíos. Un total de 107 fincas nacionales, el 16 por ciento de tierras abandonadas, estatales y privadas, y otras 46 heredades fueron entregadas a los campesinos.

Desde que empezó a considerarse la expropiación de las tierras de reserva de la United Fruit Company (UFCO), ésta movilizó a importantes funcionarios de la administración estadounidense contra el gobierno legítimo de Arbenz Guzmán. La Frutera desplegó un grupo de cabilderos y publicistas, a un costo de más de medio millón de dólares al año, y contó con un público muy receptivo en el gobierno de Dwight Eisenhower. Dos de los principales accionistas de la UFCO ocupaban importantes cargos gubernamentales en el país del Norte. Uno era el secretario de Estado John Foster Dulles y, el otro, su hermano Allen, director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA).

Entre otras figuras influyentes favorables a los intereses de la compañía frutera estaban John Moors Cabot, secretario de Estado adjunto para Asuntos Interamericanos. Su familia poseía acciones en la bananera y su hermano, Thomas, fue presidente de la corporación en 1948. El embajador ante las Naciones Unidas, Henry Cabot Lodge, también poseía acciones y abogó por ella como senador por Massachusetts. Anne Whitman, secretaria personal de Eisenhower, era esposa de Edmund Whitman, director de relaciones públicas de la UFCO. El subsecretario de Estado, Bedell Smith, contribuyó a planear el golpe contra Guatemala; como premio fue designado en el directorio de la transnacional. La participación de la Frutera y de Estados Unidos en el derrocamiento de Arbenz ha sido ampliamente documentada.

La administración guatemalteca expropió 85,000 hectáreas de tierra no cultivada en las propiedades de la UFCO. La bananera siempre había dejado sin utilizar grandes porciones de sus posesiones: en 1953 el 85 por ciento de su tierra permaneció ociosa. También sólo se cultivaba la cantidad de bananos que podían venderse en el extranjero. La compañía alegaba que necesitaba las vastas extensiones abandonadas como seguro contra las enfermedades que periódicamente asolaban a los platanares, aunque sus reservas excedían en mucho sus necesidades reales.

El gobierno guatemalteco ofreció 627,572 dólares en bonos, en compensación por la propiedad confiscada, basándose en las declaraciones para el pago de impuestos. La corporación había infravaluado sus fincas para reducir sus minúsculas obligaciones impositivas. El 20 de abril de 1954 se entregó una queja formal a las autoridades guatemaltecas por parte del Departamento de Estado de los Estados Unidos. Se exigían 15.854,849 dólares como compensación por las expropiaciones y advertían que la oferta del gobierno "no se parece en lo más mínimo a una evaluación justa".

En promedio, la cantidad ofrecida por Guatemala era de 1.21 dólares por hectárea, mientras el Departamento de Estado quería más de 30 dólares por hectárea. La UFCO había pagado a 60 centavos la hectárea cuando compró la tierra hacía más de veinte años.

Para Luis Cardoza y Aragón, la "batalla de Guatemala" debía darse con las armas y no sólo en los foros internacionales o con polémicas entre las cancillerías. Hasta el último momento defendió el derecho de autodeterminación del pueblo asediado. Unos meses antes de la invasión mercenaria pronunció un discurso memorable en México, durante la celebración de un aniversario de Cuadernos Americanos:

"¿ Qué hemos hecho? ¿Por qué tales acusaciones? ¿Qué ley, qué organismo, qué institución de Guatemala puede juzgarse en algún aspecto extremista? Lo exótico y extremista han sido el atraso y la miseria, el semifeudalismo que hemos vivido. Entramos al siglo XX hasta 1944. Éramos un Estado dentro de una compañía extranjera. Una banana republic con la libertad de Jonás en el vientre del monstruo. Guatemala es hoy uno de los países más libres de la tierra. Nuestros crímenes son un código de trabajo, un seguro social, la reforma agraria, votar con dignidad de país soberano en las reuniones internacionales y no crear cavernarias instituciones maccartistas."

Hace 50 años, la "Operación Éxito" fue concebida y orquestada para llevar al poder un gobierno "compatible" con la United Fruit. Se rompió el derecho internacional, violó los convenios internacionales y demostró la incapacidad de las organizaciones internacionales para contener la agresión en contra de un país débil. El secretario de Estado norteamericano John Foster Dulles, calificó la culminación de la agresión contra Guatemala como una "gloriosa victoria".

Tomado del diario La Hora - www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.