Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Sombras de Chixoy
Por Marco Vinicio Mejía - Guatemala, 17 de febrero de 2005

Veintitrés comunidades de Rabinal, Baja Verapaz, interpusieron una demanda ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, por el desplazamiento de sus comunidades en los años 80, debido a la construcción de la hidroeléctrica Chixoy, financiada por el Banco Mundial. En abril de 1996, Witness for Peace publicó la investigación "A People Dammed", que reveló los nexos entre el proyecto Chixoy y la muerte violenta de 376 miembros de la comunidad de Río Negro, Baja Verapaz. El embalse de la presa desplazó a 1500 habitantes de las tierras ubicadas en las márgenes del río Chixoy o Negro. Con el genocidio se reprimió a quienes se oponían al plan de reasentamiento ordenado durante la construcción de la presa.

La generación bruta de todo el Sistema Eléctrico depende, en gran medida, del funcionamiento de la citada hidroeléctrica. Se ignora que antes de atender los intereses de toda la población, fue concebida para desarrollar la Franja Transversal del Norte (FTN), una zona artificial que comprende la parte septentrional de los departamentos de Izabal, Alta Verapaz, El Quiché y una porción de Huehuetenango. Además de energía eléctrica, en la FTN se produce níquel, banano, petróleo y carne bovina.

Las recomendaciones formuladas sobre los riesgos y consecuencias de la construcción de la planta hidroeléctrica no fueron consideradas seriamente. Se trabajó con las presunciones de presiones cercanas a la tercera parte de la que realmente soportaría su túnel de aducción, es decir, bajo eficiencias y coeficientes de seguridad equivalentes a un 30 por ciento de las reales. Se detectaron fallas sin deducir responsabilidades a los culpables. Ciertas personas se enriquecieron ilícitamente con la construcción de Chixoy. El costo inicial estimado fue de Q270.7 millones, que al final se incrementó a Q896.117 millones. No se han investigado las negociaciones entre los gobiernos anteriores y el consorcio LAMI, que recomendó construir sobre una zona inapropiada y no previó el reforzamiento del túnel, como después se advirtió que era de elemental criterio hacerlo. Ahora la prensa se ocupa de la corrupción más publicitada, pero olvida que guatemaltecos y guatemaltecas pagamos los costos anómalos de Chixoy y sufrimos los efectos indirectos como las medidas para la amortización de la deuda externa y la estabilización de la economía.

Fuente: www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.