Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

¿Traición o hipocresía?
Por Marco Vinicio Mejía - Guatemala, 19 de abril de 2005

El gobierno de Guatemala se adhirió a la iniciativa de Estados Unidos que condenó a Cuba dentro de la Comisión de Derechos Humanos reunida en Ginebra. Esta postura fue calificada por el canciller cubano Felipe Pérez Roque como la "traición" de un país que se ha beneficiado de la asistencia humanitaria isleña. Guatemala está lejos de ser una democracia y su sociedad es profundamente desigual. Antes de quejarse por la falta de libertades en otros países, falta ver las grandes privaciones sufridas en este país infestado de alienación cultural, analfabetismo y mortalidad infantil. En nuestra república no faltan quienes se rasguen las vestiduras contra el sistema cubano, amparados en los principios mal digeridos que sustentan la democracia del escándalo que padecemos.

La situación de los derechos humanos en Cuba no se compara con las recientes agresiones y matanzas en Irak y Afganistán, por parte de Estados Unidos y Gran Bretaña. Quienes condenan la firmeza cubana contra una oposición mercenaria, olvidan el violento expansionismo israelita que erigió un muro de la ignominia para confinar al pueblo palestino en un gigantesco campo de concentración. También pretenden ignorar el trato cruel e inhumano sufrido por los prisioneros en la base naval de Guantánamo y el hecho de que en Estados Unidos no existe Comisión de Derechos Humanos para denunciar atrocidades de toda clase. Naciones Unidas designa relatores para diversos países, pero no nombra visitadores para detener el racismo judicial en Estados Unidos, en donde se aplica la pena de muerte, sobre todo, a pobres, negros e hispanos.

Cuba ha demostrado su solidaridad y la mejor forma de demostrar gratitud es con la verdad. Más allá de las posturas ideológicas se encuentran los ideales siempre vivos de trabajar para que nuestra sociedad sea más justa y fraterna. No es cuestión de alabar el modelo de desarrollo escogido por el pueblo cubano. Es optar por la verdad y representa una posición soberana en contra de un ejercicio innecesario y estéril. Sólo al pueblo cubano corresponde decidir su futuro, pues su destino no lo puede determinar una política constante de agresión y bloqueo económico y cultural.

Fuente: www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.