Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Presencia viva de José Martí
Por Marco Vinicio Mejía - Guatemala, 19 de mayo de 2005

Hoy se conmemora el 110º. aniversario de la muerte de José Martí, caído en su primer combate en la localidad de Dos Ríos, el 19 de mayo de 1895. Esta es ocasión para recordar su etapa guatemalteca. Arribó a nuestro país a principios de abril de 1877 y se incorporó al claustro de la Escuela Normal Central. El gobierno de Justo Rufino Barrios le encomendó escribir una pieza teatral que tituló Patria y Libertad (Drama Indio), en la que denunció el sometimiento y la explotación de los indígenas. Es la primera obra teatral verdaderamente americana que refleja su permanente interés por independizar la cultura y los pueblos latinoamericanos de moldes e injerencias foráneas.

A pesar de la profusión de estudios sobre la vida y obra de Martí, todavía no se ha reconocido que durante su permanencia en Guatemala estableció las bases de su ideario político, educativo y cultural. Su noción de la unidad latinoamericana es una reformulación del "Ideal de la Humanidad" del filósofo alemán Karl Fiedrich Krause (1781-1832), expresado en un internacionalismo con acento ético. En Krause encontró una postura de armonización intelectual y lo apreció como autor de la masonería, cuyas obras perseguían la unificación de los hombres sobre la base de la hermandad y la fe en una "Humanidad cósmica", extendida por todo el cosmos como suerte de espiritualismo.

En los Apuntes para sus clases de Filosofía en la Escuela Normal de Guatemala, Martí situó a Krause en el fiel de la balanza entre las posiciones encontradas de la filosofía subjetiva y la filosofía objetiva: "-Yo tuve gran placer cuando hallé en Krause esa filosofía intermedia, secreto de los dos extremos, que yo había pensado en llamar Filosofía de relación". Ese descubrimiento le permitió vislumbrar la ruta a seguir para que su patria obtuviera una libertad plena y con ella el continente lograra el equilibrio. Estos fines se nutrieron del "humanismo social y de una filosofía de la dignidad".

La actualidad del krausismo es similar a la vigencia de las preocupaciones martianas, las cuales mantienen la frescura en un tiempo de crisis de las ideologías en que se reniega de las posibilidades de la utopía y se proclama el triunfo definitivo de la democracia liberal como signo inequívoco del "fin de la historia". La opción martiana se encuentra vigente ante el exacerbamiento de la dependencia externa, el colonialismo interno y, lo que es peor, la agudización de la autocolonización en los países latinoamericanos. El escritor cubano Alejo Carpentier señala que Martí continúa respondiendo "a todas las preguntas que sobre nuestra América nos hacemos cada día"

Fuente: www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.