Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

A 27 años de Panzós
Por Marco Vinicio Mejía - Guatemala, 31 de mayo de 2005

Después de 1954 la problemática agraria trató de resolverse por medio de la colonización. Esta modalidad fue impulsada por el Estado, a la par de la colonización de gruesos contingentes migratorios. La dinámica en el mercado de tierras se impuso en Petén y en una zona artificial de unos 9 mil kms² denominada Franja Transversal del Norte (FTN), la cual comprende partes de los departamentos de Izabal, Alta Verapaz, El Quiché y una porción de Huehuetenango. La FTN ha sido una región productora de níquel, banano, petróleo, energía hidroeléctrica y carne bovina. Fue concebida como fuente de enriquecimiento de la oligarquía nacional e internacional, cuyos intereses primero fueron salvaguardados y después compartidos por las cúpulas militares.

La inmigración de colonos y las inversiones agropecuarias se tradujeron en conflictos por las tierras. En enero de 1976, efectivos de la Guardia de Hacienda mataron a cuatro campesinos cuyos terrenos eran apetecidos por ganaderos de Chisec. El caso más dramático y sangriento de las disputas territoriales fue la masacre de 150 campesinos y unos 300 heridos en el municipio de Panzós, Alta Verapaz, el 29 de mayo de 1978, por elementos del ejército. La gravedad de los hechos acusa la protección de las ilegítimas pretensiones de los terratenientes y la inexistencia de una política nacional agraria que brindará trabajo a las masas campesinas depauperadas.

El antagonismo tuvo su origen en la adjudicación de tierras, realizada en 1965 por el Instituto Nacional de Transformación Agraria (INTA) a favor de varias familias de labriegos, otorgamiento hecho en comunidad. El INTA no cumplió con extender los correspondientes títulos de propiedad. Esto fue aprovechado por finqueros para desalojar a los campesinos por medio de titulaciones supletorias, utilizadas como procedimientos de arrebatamiento. Esos métodos han sido similares a los censos enfiteúticos, empleados a mediados del siglo XIX para el despojo "legal" de tierras comunales de la bocacosta meridional y de los altiplanos de Alta Verapaz, para constituir las grandes plantaciones de café.

La matanza de Panzós fue una emboscada planificada por terratenientes. A veinticinco años de esa tragedia es primordial recuperar la memoria colectiva y lograr los más amplios resarcimientos, a fin de plantar la consigna social del "nunca más" a los excesos de imposiciones, dolores y desangramientos.

Fuente: www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.