Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Cosecha de tempestades
Por Marco Vinicio Mejía - Guatemala, 29 de julio de 2005
mvmejia2@intelnett.com

Los ataques terroristas en Londres han alimentado dos visiones ideológicas sobre la relación entre los atentados y las invasiones anglo-estadounidenses de Afganistán (2001) e Irak (2003). Una sostiene que el terrorismo lo produce la perversión de una religión -el Islam-, cuyo propósito es la destrucción de Occidente. Hay quienes proponen acciones reactivas como las cruzadas de la Edad Media o la progresiva "democratización" del Oriente. En el fondo, esta postura defiende el capitalismo, incluso sus efectos generalmente destructores de la armonía social y la sujeción de las economías nacionales, con sus materias primas, fuerzas laborales y mercados consumidores, al modelo único de organización social planetaria.

El otro extremo argumental sostiene que terrorismo e Islam están íntimamente vinculados. Las causas de los ataques estar¡an en la resistencia violenta a la opresión occidental y a la guerra injustificada en el Golfo Pérsico. Resulta incomprensible la decisión personal de sacrificarse por la independencia del propio suelo, considerar la muerte m s valiosa que la vida, o la promesa coránica de las 70 vírgenes que aguardan al suicida en el paraíso.

La victimización ciudadana contrasta con el patetismo del primer ministro Tony Blair, empeñado en disociar las políticas de su gobierno de los ataques a Londres. El semanario británico New Statesman advirtió que Blair reafirmó su visión de sí mismo y justificó su asociación con el extremismo militar de George W. Bush en Irak y al comprometer a su país en cinco conflictos bílicos anteriores desde que llegó al poder. El semanario conservador The Economist, que respald¢ la guerra en Irak desde el principio, en un editorial sostiene que "el rechazo liso y llano del se¤or Blair de admitir que la invasión de Irak y los ataques están relacionados, es un error". Si bien la última revista sostiene en la necesidad de la permanencia occidental en Irak, ahora duda sobre la validez de los argumentos con que fue desencadenada la invasi¢n. La oposición a la postura de Blair se encuentra en todo el espectro periodístico inglés, aun en tabloides de orientaci¢n oficialista como el diario The Guardian.

La crítica periodística no significa que Blair haya perdido aliados, sino que ya no es posible negar lo evidente. Es obvio que los vientos de terror que sembraron Estados Unidos y Gran Bretaña se tradujeron en la cosecha de tempestades terroristas.

Fuente: www.lahora.com.gt - 280705


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.