Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Historia huelguera
Por Marco Vinicio Mejía - Guatemala, 20 de septiembre de 2005
mvmejia2@intelnett.com

El gobierno educativo encomendado a personas que no son maestras, comete el error de no anticiparse a la "asamblea permanente" de los docentes. Igual eufemismo utilizaron para iniciar la huelga de 2003, que sólo pudo ser conjurada con el aumento de Q150 a la base salarial, establecido por el Acuerdo Gubernativo 214-2003. Hoy empiezo un recuento de los movimientos de ese gremio antes de la huelga de 1989.

Desde 1928 en que se estableció la Asociación de Auxilio Mutuo del Magisterio, los maestros optaron por distintos métodos sindicales hasta organizarse el 3 de julio de 1944 en la Asociación Nacional de Maestros (ANM). Los mentores se unieron a distintos sectores para repudiar el régimen de Jorge Ubico. La muerte de la maestra María Chinchilla el 25 de junio de 1944 agudizó la resistencia ciudadana y, dos días antes de la insurrección del 20 de octubre de 1944, los maestros establecieron un emblemático "paro de brazos caídos".

El derecho de huelga de los empleados públicos estuvo garantizado durante la década 1944-1954 hasta que en febrero de 1956 se emitieron los Decretos 570 y 578 que reformaron el Código de Trabajo para prohibir la huelga de los trabajadores de servicios públicos. En 1959, el secuestro del presidente del claustro de catedráticos del Instituto Belén produjo la primera huelga de los maestros. El movimiento se extendió a los departamentos entre agosto y octubre de ese año y fue dirigido por la Asociación Pro Bienestar del Magisterio y el Frente Unido del Magisterio Nacional (FUMN).

En junio de 1960 se dio otra huelga como protesta por la destitución del director del Instituto Nacional Rural de Totonicapán. Las peticiones de reajuste escalafonario propiciaron que en agosto de 1961 se emitiera el Decreto 1485, el cual incluyó el capítulo específico dedicado a la Dignificación y Catalogación del Magisterio Nacional. En 1973, los maestros exigieron aumento de sueldos por medio de paros sucesivos que se generalizaron en todo el país hasta la completa paralización del sistema escolar público. La huelga se depuso tras lograrse un aumento salarial del 9.5% a partir de enero de 1974, pero, la insatisfacción producida por el reajuste provocó una nueva huelga general del magisterio del nivel primario. El entonces presidente Carlos Arana Osorio otorgó el 3 de agosto de ese año un incremento del 25% sobre los sueldos base.

Fuente: www.lahora.com.gt - 190905


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.