Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Perspectivas de izquierda
Por Marco Vinicio Mejía - Guatemala, 6 de diciembre de 2005
mvmejia2@intelnett.com

En el modelo de una nueva Guatemala es ineludible el rol de la izquierda. Este papel abarca la compensación, el contrapeso y la fiscalización. Hay que principiar por impulsar el capitalismo popular. También es urgente restituir las conquistas sociales en materia de educación, previsión social y la tutelaridad de la legislación del trabajo. Es apremiante una reforma profunda del sistema electoral y de la participación ciudadana. Además de superar la partidocracia imperante, es conveniente divorciar las fechas de elección para el Organismo Ejecutivo con una renovación parcial en el Congreso y desterrar el presidencialismo como vicio.

Para fortalecer el poder civil se requiere un Congreso pluralista que, además de convertirse en fuente de autoridad sobre las fuerzas armadas -complementaria del poder ejecutivo-, autorice con el voto de las dos terceras partes de sus integrantes los contratos de explotación de los recursos naturales, renovables o no (en especial el petróleo)

La cohesión de una auténtica izquierda es asunto que no compete ni afecta sólo a las dirigencias. Lo que cuenta es la base social como la que catapultó al Frente Democrático Nueva Guatemala (FDNG), en las elecciones de 1995. Los ciudadanos y ciudadanas responsables no decidirán una opción única. La derecha no puede minimizar ni ignorar el aporte de la izquierda si quiere superar el creciente abstencionismo, en especial entre la juventud.

Al final, se ha visto que el equilibrio consiste en no delegar todo el poder y la suma de las instituciones sólo a una organización partidaria. Guatemala requiere una profunda renovación política frente a una grave crisis de credibilidad en las instituciones. Para no sumirnos en el escepticismo es ineludible balancear nuestras preferencias y, entre ellas, no puede faltar la contrabalanza representada por la izquierda. Esto no es eclecticismo ni ambigüedad. Es sentido de lo práctico y de lo real pues, más allá de banderas, preferencias particulares y sectarismos, nuestra mejor y única opción es Guatemala.

Fuente: www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.