Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Rehenes del sistema
Por Marco Vinicio Mejía - Guatemala, 17 de diciembre de 2005
mvmejia2@intelnett.com

La cercanía de la Navidad estimula el “espíritu” consumista de muchos, seducidos por la publicidad radiofónica que la anuncia como la “época más linda del año”. Este parece más un tiempo de disipación, de “aligeramiento” de las existencias, pero no se advierte que somos presas de un bombardeo incesante para obligarnos a comprar y consumir. Este modelo de comportamiento tiene efectos en nuestra calidad de vida y en la propia situación económica. El consumo desenfrenado no es objeto de análisis crítico en las páginas de opinión, entre otras instancias de reflexión. Para romper ese mutismo es necesario que la sociedad se cuestione sobre su propio estilo de vida y ponga en entredicho la noción de que tener más implica “ser más feliz”.

Guatemala es un país periférico, en donde se copian comportamientos ajenos, de sociedades desarrolladas en que la constante es consumir más y mejores bienes de consumo. Esa enajenación es doble porque sufrimos más debido a nuestra menor capacidad adquisitiva de bienes que sirven de estímulo externo para compensar el déficit interno. Además, en ellos se busca un símbolo de la posición social, de “estatus”. Las clases dominantes siempre encarnan una imagen de “realización”: poder, seguridad, riquezas, comodidades, refinamiento y cultura. Las personas que se afanan en imitarlas, pierden la capacidad autónoma de definir lo que es digno de ser poseído, mientras la conformación de sus gustos y preferencias queda supeditada a los valores de unos pocos “privilegiados”. Este análisis constituye el elemento clave, donde hunde sus raíces la ideología del consumismo, si bien con otros aspectos mediáticos y publicitarios.

El consumo de bienes comunes satisface necesidades físico-objetivas y, en consecuencia, tiene un punto de saturación. Por el contrario, el bienestar y la satisfacción de los bienes de posición o “relacionales” se miden en comparación con los de otros consumidores y otros momentos históricos, lo que implica la ausencia de un límite, pues el afán de diferenciarse de los demás es interminable.

Esta situación está llevando a los consumidores de los países de economías dependientes, como es el caso de Guatemala, al sobreendeudamiento, es decir, gastar más que los propios ingresos y, de esa manera, convertirse en rehenes del sistema.

Fuente: www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.