Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Desafiar el consumismo
Por Marco Vinicio Mejía - Guatemala, 27 de diciembre de 2005
mvmejia2@intelnett.com

En estas fiestas de fin de año somos presas del consumismo, el cual constituye una forma diferida de “explotación del hombre por el hombre”. Hay que oponerse a este sistema con lo que puede denominarse “consumo sostenible”. Este consumo racional no consiste sólo en abstenerse de adquirir productos perjudiciales para el medio ambiente o para los seres humanos. Implica cuestionar el sistema imperante, conlleva examinar nuestra postura ante las desigualdades sociales y significa desafiar a los sucesivos gobiernos en la concesión de los recursos naturales. En Guatemala, es insuficiente la oposición para que la explotación de recursos estratégicos como el petróleo o el oro, resultan lesivos para los intereses tanto del Estado como de la población.

El afán de consumir nos afecta por medio de una doble explotación. La sufrimos como trabajadores y la padecemos como consumidores. Esto provoca conductas generalizadas de consumo irracional y casi compulsivo, con el señuelo de que cuanto más tengamos y más consumamos, seremos más felices y así nos acercamos a los patrones y conceptos de vida impuestos por quienes tienen el poder económico y político.

El despilfarro que observamos en la basura acumulada en las calles no parece perjudicarnos. La observamos con indiferencia, sin estar conscientes que se genera en un país pobre, el patio trasero que repite los patrones del consumismo y la sobreexplotación de los recursos en Estados Unidos.

Sin embargo, siempre que pensamos en evitar o limitar los daños al medio ambiente generados por la producción, distribución y consumo de bienes adicionales, opinamos que deberían introducirse técnicas y productos menos perjudiciales, pero no actuamos en reducir la producción y el consumo de los propios medios materiales.

La promoción del consumismo por medio de la publicidad, la televisión comercial y los grandes centros comerciales, debe ser desafiada por los propios consumidores. Una prioridad importante para lograr que el consumo sea una simple satisfacción de necesidades, debe ser librarnos de las cadenas personales que impone el hábito de consumo exacerbado. Cadenas de tipo psicológico que nos hacen sentirnos infelices si no logramos imitar los patrones de felicidad que la publicidad nos muestra.

Fuente: www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.