Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Lo demás es silencio
Por Marco Vinicio Mejía - Guatemala, 28 de marzo de 2007
mvmejia2@intelnett.com

Tras el asesinato de los tres parlamentarios salvadoreños y del conductor del vehículo en que viajaban, a ambos lados de la frontera se han cruzado toda clase de conjeturas que han enrarecido el ambiente político. El presidente Saca viajó a Washington para visitar a Bush. La prensa recogió la aseveración del mandatario salvadoreño: "Me siento muy cómodo con nuestro amigo y aliado cada vez que nos reunimos en la Casa Blanca". Saca aseveró que Bush le ofreció dar todo su respaldo para que sean esclarecidos los asesinatos en Guatemala y había enviado un equipo de investigadores del FBI, pero los policías sindicados fueron asesinados poco antes de la llegada de los expertos a Guatemala.

Si la investigación se extiende a poner en evidencia la madeja de complicidades entre corrupción gubernamental y el crimen organizado, es improbable que se conozca a los verdaderos responsables de estos crímenes. Existe un histórico maridaje entre los gobiernos norteamericanos y las dictaduras y gobiernos represivos centroamericanos. El Salvador fue uno de los pocos países que accedió a mandar tropas para apoyar la invasión y ocupación de Irak, cual pequeños actores de reparto a la par de los protagonistas, los estadounidenses. Lo lamentable es que al menos cinco soldados salvadoreños han muerto en el país ocupado.

Cual súbdito incondicional, Saca declaró tras el anuncio del Reino Unido de retirarse parcialmente de Irak, que su país no abandonará a las tropas estadounidenses aunque otros países aliados sigan los pasos de Londres. Desde 2003, alrededor de 400 soldados salvadoreños luchan en la provincia sureña de Wasit. Gozan del dudoso honor de ser la única fuerza latinoamericana que continúa en Irak, a pesar de la oposición de la opinión pública, según indican las encuestas.

Lo demás es silencio, porque no sabemos si en su entrevista con el "señor W", el presidente Saca se refirió a los casos de corrupción que se ventilan en su país. No puede soslayarse la situación del ex presidente de la Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillados, Carlos Augusto Perla, quien huyó a Francia de donde fue extraditado el año pasado. Es acusado de recibir sobornos, malversar fondos públicos y de asociaciones ilícitas. Realizó "negocios" con el empresario español Joaquín Alviz, condenado por un juzgado español en 2004 por apropiación indebida en El Salvador. La orden de Interpol, emitida en 2004, lo sindicaba de sobornar a prominentes funcionarios salvadoreños para ganar concursos por 150 millones de dólares.

Recientemente, la Corte Suprema de Justicia fue generosa con otro diputado de Arena al Parlacen, Mario Osorto, quien goza de la mínima medida de arresto domiciliario dentro del proceso que se le sigue por soborno, falsedad documental y negociaciones ilícitas, previo pago de una fianza de 250 mil dólares. También disfrutan de estas medidas de detención mitigada la suegra y la esposa del diputado Roberto Silva Pereira, de la Asamblea Legislativa, también señalado por negociaciones ilícitas.

Estas menciones son para destacar que no sólo en Guatemala se siente el hedor de la pobredumbre.

Fuente: www.lahora.com.gt - 270307


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.