Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 7 - 2010

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Es necesaria una revolución en la universidad de San Carlos
Por Nelton Rivera González - Guatemala, 20 de agosto de 2010

Durante la primera y segunda década del siglo XIX en la ciudad de Córdoba surgió todo un movimiento político, social y cultural liderado por el movimiento estudiantil que comprendió que, solamente los cambios radicales transformarían las estructuras de la universidad.

La lucha se dirigió contra la universidad conservadora, elitista, corrupta, burocrática, al servicio de la dictadura militar y oligárquica de la Argentina.

Es, en ese mismo contexto que nace en Guatemala la Asociación de Estudiantes Universitarios - AEU enfrentada abiertamente con el régimen militar de esa época.

Pero fue con la Revolución de Octubre de 1944 que una nueva generación de jóvenes en Guatemala se planteara no solamente la transformación de la Universidad de San Carlos, sino la erradicación del mismo sistema político y económico heredero del liberalismo del régimen oligárquico militar de Jorge Ubico.

Es a partir de este momento, que se transformaron de forma radical, algunas de las estructuras de la decadente universidad, la autonomía es uno de los logros más importantes por otro lado se empezó a fortalecer un vínculo importante con las realidad de la población, asumiendo una de sus funciones, construir a resolver la problemática nacional. Que incluso costó la vida de cientos de estudiantes, profesorado y trabajadores, que los años siguientes se vincularon al sueño de transformar de manera radical la sociedad. Y sobre todo profundizo en su propia reforma universitaria en materia de gratuidad, cobertura, libertad de cátedra, extensión universitaria, investigación, modernización científica, pensamiento crítico y en la democratización de la universidad.

Sin embargo, la Universidad hoy, se encuentra en un estado acelerado de descomposición, de accionar y pensamiento retardatario. En los últimos años se ha consolidado una dirigencia con características que han hecho de la Universidad nuevamente elitista, corrupta, burocrática, cooptada e instrumentalizada por la derecha y el crimen organizado. El Consejo Superior Universitario totalmente deslegitimado, y con una AEU secuestrada por las mafias dentro del campus central. ¿A caso no es necesaria una nueva revolución universitaria? ¿A caso no es el momento de transformar de forma radical la única universidad nacional de este país? Y que ésta le sirva al pueblo y sea éste quien pueda estudiar en ella? Donde la educación Superior sea un derecho y no un privilegio.

AEU secuestrada

Luego de la debacle del Movimiento Estudiantil Universitario, dirigido por personas provenientes de las izquierdas, mucho más evidente a partir del año 2000, hemos sido testigos que quienes ocuparon la AEU y un buen número de asociaciones estudiantiles, dirigidas por grupos enquistados en ellas, que lo que menos hacen es cumplir la función de defensa de los derechos estudiantiles.

Por lo que la AEU “Oliverio Castañeda de León”, se encuentra manos de una mafia que encontró en un primer momento su fuente de financiación en la Huelga de Dolores, luego fueron cooptando asociaciones estudiantiles con el beneficio de docentes, decanos o simplemente ante la apatía e indiferencia del estudiantado despolitizado, mediatizado y enajenado.

Varios han sido los pseudo estudiantes que se han beneficiado política y económicamente de la instrumentalización de espacios estudiantiles y de representación universitaria a nivel nacional e internacional. Claros ejemplos son Jorge Mario García, Aníbal López, Bayron Losley y recientemente su hermano Edwin Losley. Quienes llevan ya más de 20 años en la Universidad.

La universidad secuestrada

Recientemente con la reelección del actual rector de la universidad varios sectores denunciaron la inversión de cientos de miles de quetzales provenientes de grupos económicos vinculados al oposición política, al mismo gobierno “socialdemócrata” de la UNE, con operadores políticos visibles como Roberto Villatoro conocido como el Rey del Tennis.

Esto evidencia el enquistamiento de sectores conservadores que se han venido beneficiando de los recursos económicos de la universidad, de sus espacios de representación y de los intereses de los grupos poderosos de este país.

Por otro lado la Universidad esta totalmente bajo el control de la derecha. Por ejemplo en estas dos ultimas décadas las administraciones de Jafeth Cabrera, Efraín Medina, Luis Leal y el ahora reelecto Estuardo Gálvez se han prestado a intereses de grupos de poder, profundizaron el saqueo y las políticas de reajuste estructural en contra de la universidad y de la educación publica.

Bastaría recordar el papel que jugara el ex rector Efraín Medina, el CSU y el grupo de Jorge Mario García en el año 2001, quienes colocaron toda la estructura universitaria al servicio del FRG. Cipriano Soto fue la carta ante la Corte de Constitucionalidad beneficiando la habilitación de la candidatura del ex general golpista Efraín Ríos Montt.

Esto ha representado constantes violaciones de la autonomía universitaria, permitiendo la ingerencia de poderes económicos, partidos políticos y mafias en la toma de decisiones, elecciones internas de sus autoridades, elección de representantes a diferentes cargos en Instituciones del Estado como la Corte Suprema de Justicia (CSJ), la Corte de Constitucionalidad (CC), el Organismo Judicial (OJ), la junta directiva del IGSS, la Junta Monetaria, elección de Fiscal General y Jefe del Ministerio Público por mencionar algunas de ellas.

La lucha universitaria hacia donde?

Es evidente que emergen nuevas generaciones estudiantiles, que están retomando un papel beligerante y crítico ante la situación en la que la Universidad se encuentra,.

Este grupo de estudiante asume hoy la defensa de la Autonomía como bandera de lucha. Por lo que es importante resaltar algunos otros aspectos mencionados, que se relacionan con la Educación Superior como derecho, donde se debe garantizar su gratuidad, extensión, cobertura, la excelencia académica, la investigación, su pertinencia, donde nadie debe quedar excluido.

Es imperativa la defensa de su autonomía para expulsar de sus estructuras a los partidos políticos, a los grupos económicos conservadores o emergentes, a las mafias y al crimen organizado. Y en esta defensa todos y todas jugamos un papel fundamental.

MOVIMIENTO SOCIAL Y LA POBLACION , Trabajadores, docentes hombres y mujeres debe de jugar nuevamente su papel de transformadores, formadores y luchadores sociales desde el trabajo realiza, luchando por la profesionalización, siendo sujetos y sujetas políticos de cambios en lo interno de la universidad, depurando todos aquellos elementos nocivos y corruptos que se encuentran dentro de las unidades académicas.

Hoy se encuentra en la opinión pública la toma de la universidad de San Carlos por un movimiento que reivindica la defensa de su autonomía, pero también se evidencia nuevamente la crisis estructural que ha venido acarreando durante décadas y que ahora se profundiza con las actuales autoridades.

Este es el mejor momento para no dejar solo a este movimiento por la autonomía, debemos de sumarnos todos y todas, por una revolución universitaria, el estudiantado, docentes, trabajadores y trabajadoras, jubilados, profesionales, organizaciones sociales, populares, campesinas e indígenas, feministas, barriales, académicas, sindicales, juveniles en total es tarea de toda la sociedad en su conjunto la defensa y el rescate de la universidad nacional.

Es necesaria una verdadera revolución universitaria si todos y todas queremos recuperar el verdadero sentido de la universidad y su compromiso transformador de la realidad y sobre todo el compromiso que esta tienen con los pueblos de este país.

"La Vida es lucha y se Lucha Siempre"

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.