Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Homenaje a monseñor Julio Cabrera Ovalle como literato y sembrador del Evangelio
Por Octavio Augusto Lucero Morales - Jalapa, Guatemala, 4 de octubre de 2005

La Diócesis de Quiché y Jalapa se unieron mediante un panel foro para rendirle reconocimiento a monseñor Julio Edgar Cabrera Ovalle, por su abundante y valiosa producción literaria, recopilada en veintiocho volúmenes que contienen homilías, historias, biografías y vivencias pastorales durante quince de los treinta y seis años de la guerra interna que vivió el país y que golpeó especialmente al Quiché. Así también de homenaje al pastor que camina con su gente sembrando el Evangelio.

Cuando el Papa Juan Pablo II, nombró a monseñor Julio Cabrera obispo de la Diócesis del Quiché en los años críticos de la guerra interna, le expresó su misión de reconstruirla y le recordó que sería el sucesor del obispo Juan Gerardi. Cuando llegó monseñor Cabrera al Quiché el 17 de enero de 1987, hacía seis años que esa Diócesis carecía de obispo y de agentes de pastoral.

Al agradecer el homenaje, monseñor Cabrera manifestó que no se rendía homenaje al pastor sino a los agentes de pastoral y al pueblo culto, laborioso y noble del Quiché. Del Presbiterio de esa Diócesis, manifestó su admiración por el valor de sacerdotes y seminaristas que en misión evangelizadora iban a una posible muerte. Recordó que nunca un sacerdote le pidió cambio de lugar por estar en zona de peligro. Al hacer los primeros cambios en zonas de guerra no los designaba él, sino pedía voluntarios y siempre hubo personas que con alegría asumían el riesgo.

Nunca un sacerdote le pidió buena casa o vehículo, pues su opción era por Cristo y los más pobres. Siempre se identificó con aquel Presbiterio de gran talante. En las misiones se dormía en tablas y hamacas y esto creaba unidad. Al referirse a las religiones las señaló como mujeres con capacidad de escucha y comprensión. Ellas jugaron papel importante en aquellos años. Ninguna decisión la tomaron sin consentimiento de las asambleas de laicos.

El Nuncio Apostólico Monseñor Bruno Musaró dijo en una parte de su discurso escrito lo difícil que ha sido para monseñor Cabrera su labor en el Quiché, y que falta mucho que decir, leer y escuchar de lo que ha sido esa experiencia. Llamó mártir a la iglesia del Quiché, la más golpeada por el conflicto armado interno.

El padre Juan Manuel Barrientos encargado de la Parroquia Nuestra Señora de la Expectación de la Diócesis de Jalapa, hizo la apertura del panel foro y Byron Valdizón presentó a los panelistas Padre jesuita Ricardo Falla, la antropóloga Isabel Sucuquí, catequista Marcelino López, doctor Antonio Zepeda, y Santiago Otero. El laico Maximiliano Aquino leyó el historial del montaje del panel.

La Temática expuesta fue sobre el apoyo pastoral a la CPR y a la población desarraigada, Experiencias de traducciones, Vivencias de la Catequesis, El Camino de la reconciliación a partir de las homilías del obispo.

El panel foro se verificó el sábado por la tarde en el Centro Pastoral Juan Pablo II, que no obstante la pertinaz lluvia, el salón de conferencias se llenó con gentes de las Diócesis y de la capital.

Fuente: www.lahora.com.gt - 031005


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.