Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Iraq se vuelve más próximo
Por Oscar Clemente Marroquín - Marzo 2004
ocmarroq@lahora.com.gt

El anuncio formulado por el presidente Óscar Berger de la participación de tropas guatemaltecas en las labores de "pacificación" en Iraq luego de la guerra librada al margen del sistema de Naciones Unidas y del derecho internacional, coloca ese conflicto en una cuestión de trascendencia para nuestro país, puesto que tendremos que gastar parte del exiguo presupuesto en esa aventura militar que, además, tiene implicaciones humanitarias dadas las violentas condiciones que prevalecen en esa región del Golfo Pérsico donde miles de personas han perdido la vida desde el inicio de las hostilidades.

Iraq y la lucha contra el terrorismo se convierte ahora en el tema central de la campaña política en Estados Unidos y lo es ya también en la campaña electoral en España, donde uno de los lunares que presenta la administración del Partido Popular fue el sometimiento de Aznar a los dictados de Washington. Guatemala se había mantenido al margen del conflicto, sumándose con ello a la inmensa mayoría de países de la comunidad internacional que repudiaron el ataque que se produjo sin sanción del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

No es lo mismo participar en una fuerza de paz de la ONU, que se supone tiene el respaldo de la legitimidad del derecho internacional y la autoridad moral suficiente para justificar el compromiso, que hacerlo como parte de una fuerza de paz integrada por países sujetos a la presión del mayor poder mundial que, inclusive, actuó poniendo en serio entredicho y hasta en riesgo toda la concepción de una paz mundial basada en el contenido de la carta de las Naciones Unidas.

El presidente Óscar Berger es el responsable de la política exterior del país y, además, Comandante de las Fuerzas Armadas y como tal puede estar facultado para asumir un compromiso con el señor Aznar para participar en la fuerza que coordinan los militares españoles. Pero es importante que se tome en cuenta el marco del derecho internacional en su conjunto, el origen de la guerra y sus consecuencias debilitantes del Consejo de Seguridad, de la Secretaría General y de la misma Asamblea General de la ONU, para enmarcar la decisión dentro de una política congruente con la búsqueda de la paz mundial. Mayor aporte puede hacer un país como Guatemala al hacer bloque con los países que buscan el fortalecimiento de Naciones Unidas que al sumarse a la llamada "coalición" que fue integrada básicamente por Estados Unidos, Inglaterra y España y que emprendió una guerra con la afirmación de que se pretendía destruir el más peligroso arsenal de armas químicas, bacteriológicas y hasta atómicas, sin que al final existiera ninguna de ellas y todo quedara en una patraña montada por los servicios de inteligencia. Pero todavía sumarse a ese proyecto mortífero cuando existían dudas sobre el motivo de la guerra y cuando aún cabía la posibilidad de que Washington, Londres y Madrid estuvieran diciendo la verdad, era una cosa distinta a hacerlo cuando la mentira ha quedado totalmente demostrada.

Muchas veces comentamos la situación de la guerra de Iraq simplemente como resultado de la preocupación provocada por el debilitamiento y el daño acaso irreparable al sistema creado mediante la Carta de las Naciones Unidas. Hoy lo tenemos que hacer desde la perspectiva del interés nacional, puesto que el anuncio del presidente, formulado junto a José María Aznar, coloca un conflicto lejano en el centro del interés patrio y obliga que se defina la oposición a participar en una guerra evidentemente injusta y maliciosamente manipulada. Sumarse a las fuerzas de la mal llamada coalición, que no tiene nada que ver con la que la ONU forjó tras la invasión a Kuwait, es un error porque de una u otra manera avala la funesta decisión de agredir a un país con base en falsos informes de inteligencia, manipulados para que sirvieran en la campaña de reelección del señor Bush.

Tomado de Diario La Hora - www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.