Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Cuatro años más para George Bush
Por Oscar Clemente Marroquín - Guatemala, 3 de noviembre de 2004
ocmarroq@lahora.com.gt

Tras pocas horas de incertidumbre respecto al resultado de la elección en Ohio, el candidato demócrata reconoció su derrota y con ello quedó saldado el pleito electoral en Estados Unidos que sirvió, entre otras cosas, para demostrar cuán dividida está esa nación respecto a los temas del terrorismo y de la guerra con Irak, pero también respecto a los supuestos valores básicos de la sociedad. Un electorado que hace cuatro años le pasó la factura a Gore por la mentira de Clinton cuando trató de ocultar sobre todo a su esposa que había tenido un amorío, ahora perdona la mentira de un Presidente que mintió para llevar a su país a una costosa guerra en la que se siguen perdiendo vidas humanas.

Las encuestas a boca de urna, que fueron criticadas severamente por inexactas a lo largo de la jornada, dieron datos contradictorios sobre las razones del triunfo de Bush, quien logró la mayor cantidad de voto popular y, al final, obtuvo los votos electorales de Ohio que hacían la diferencia. Pero sin duda alguna un factor importante para ese resultado fue el último mensaje enviado por Bin Laden al pueblo de Estados Unidos. Yo había escrito que un atentado antes de las elecciones produciría en Estados Unidos un resultado diferente a lo que pasó en España, puesto que el público cerraría filas alrededor de su Presidente recordando las envalentonadas frases que pronunció en el 2001 sobre Al-Qaeda y sus dirigentes.

Para Al-Qaeda la victoria de Bush era una necesidad imperante, toda vez que el terrorismo para florecer necesita del tipo de represión que garantiza por cuatro años la reelección del actual Presidente. Con un gobierno dispuesto a mostrar otro rostro a la población islámica del mundo, seguramente que los grupos terroristas hubieran tenido dificultades para ganar adeptos, pero mientras persista la postura de cerco, de violencia y de responder al terror con violencia, gente como Bin Laden y sus lugartenientes podrán reclutar con más facilidad nuevos combatientes dispuestos a dar la vida en esa guerra santa que libran contra el mundo cristiano.

Las dificultades económicas de Estados Unidos y el pesimismo sobre su economía no pesó tanto como la cuestión del terrorismo; es más, el notorio engaño de Bush a su pueblo y al mundo cuando desató la guerra contra Irak, no llegó a ser determinante, pese a que la mentira en ese caso era de muchas mayores consecuencias que la del esposo infiel que trataba de tapar sus aventuras en la Casa Blanca con una joven interna. En este caso no hubo ningún fiscal independiente para investigar la mentira (como lo hizo hasta el extremo Starr) ni la prensa fue tan exigente como cuando se trató de establecer la cantidad de semen que había en una blusa de la Lewinsky.

Para nosotros, en América Latina, lo mismo da Chana que Juana y la verdad es que no nos afecta ni el triunfo de Bush ni la derrota de Kerry, porque de él tampoco se podía esperar nada novedoso en su relación con esta parte del mundo. El pueblo de Estados Unidos decidió darle cuatro años más a Bush para seguir con la guerra y en el fondo creo que sin querer terminó haciendo justicia, porque si fue él quien armó el lío de Irak y quien metió a su país en ese enredo, lo correcto es que le toque a él ver cómo termina esa guerra y cómo sale del atolladero.

Fuente: www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.