Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

La historia se está repitiendo
Por Oscar Clemente Marroquín - Guatemala, 23 de diciembre de 2004
ocmarroq@lahora.com.gt

Serrano fue, antes que Berger, el único Presidente que al ser electo no logró tener mayoría en el Congreso de la República y eso lo obligó a realizar negociaciones de distinto tipo para facilitar la aprobación de leyes que interesaban al Ejecutivo. En ese tiempo la negociación básica, por decirle de alguna manera, eran los sobres con dinero que el Presidente hacía llegar a los diputados de la oposición.

Ahora no hay sobres, pero hubo un entendimiento entre la GANA y varias bancadas, para "transparentar" las cosas y sustituir los sobres con un aumento de sueldo para los diputados. El final de todo es el mismo, puesto que se trata de que el Gobierno pueda contar el año entrante con los votos suficientes para impulsar una agenda legislativa de su propio interés en el que destaca, por supuesto, el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos que seguramente será aprobado en una especie de "super-super fast track", sin que los representantes se tomen la molestia siquiera de leer los términos del tratado, mucho menos discutirlos para sopesar puntualmente las ventajas y desventajas.

En otras palabras, la ausencia de una aplanadora obligó al Gobierno a negociar con otras bancadas y lo que se hizo fue utilizar una partida que se había aprobado para cubrir el aumento de número de diputados y que había pasado inadvertida hasta hace unos pocos meses, para transferirla a efecto de que sirviera para incrementar el monto a pagar por dietas, tanto en sesiones plenarias como en sesiones de comisión.

Y por cierto, como esta mañana me decía un amigo, al margen de todas las cosas que se han dicho, el pago que este mes recibieron fue además ilegal, puesto que se supone que el mismo corresponde a incremento de las dietas, pero en todo diciembre los diputados no han tenido ni una sesión plenaria y no ha habido sesiones de las comisiones como para justificar el aumento de los diez mil quetzales. En otras palabras, desde el principio está demostrado que lo de las dietas es para taparle el ojo al macho y decir que cobran más porque trabajan más.

El problema para la GANA ahora es que si deciden como bloque zafar bulto del aumento y revisarlo en el pleno, se estarían ganando la animadversión del resto de diputados y ello les podría costar mucho en términos de agenda legislativa. En confidencia, algunos diputados admiten que se trató de una negociación importante que tiene que ver con las necesidades de votos para varios proyectos que están pendientes para el año entrante.

Pero parte de la historia que se repite es también el descrédito del Congreso que en tiempos de Serrano le hizo creer que él podría librarse de los diputados que lo chantajeaban con un autogolpe y que luego terminó con la depuración. Los diputados dicen ahora que el tema de la depuración es promovido por empresarios que quieren controlar el Congreso, pero la verdad es que ni los ciegos dejan de ver el clamor que hay en contra de ellos y que es realmente popular. Personas de todos los sectores y estratos están como mil diablos con los diputados y plantean la necesidad de una reducción del Congreso. Claro está que el tema se vuelve peliagudo porque son los mismos miembros del Parlamento los únicos que legalmente pueden legislar al respecto, pero que no se atengan, porque este pueblo es paciente y hasta sumiso, pero cíclicamente tiene un su aire con remolino y el detonante ahora puede ser la obtusa visión de los diputados.

Fuente: www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.