Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Un conflicto que tendrá sus consecuencias
Por Oscar Clemente Marroquín - Guatemala, 14 de enero de 2005
ocmarroq@lahora.com.gt

Ayer el presidente Berger cuestionó el papel de monseñor Álvaro Ramazzini en los incidentes de Los Encuentros y abrió una nueva veta de confrontación con la Iglesia Católica que no sólo marca el cierre del primer año de gestión gubernamental, sino que marca peligrosamente el inicio del segundo año. Supuestamente Óscar Berger, por su condición públicamente expresada de católico, iba a mejorar las relaciones con la Iglesia luego de un período en el que hubo en esferas oficiales notable influencia de políticos adversos a la religión, pero ha resultado que las relaciones ahora son mucho más tensas y las perspectivas se presentan agrias.

Hoy monseñor Ramazzini ha dado respuesta al señalamiento que le hizo el Presidente, diciendo que personalmente le habló para señalarle los riesgos de una acción policíaca como la que estaban intentando en Los Encuentros. Y dijo que si hubiera ocurrido el incidente en su diócesis, que es San Marcos, él mismo hubiera estado al frente de los manifestantes porque el Gobierno ha ignorado el clamor de los pobladores sobre el tema de la minería.

El Gobierno ha privilegiado la concesión que se dio en el Gobierno pasado a la empresa minera y así lo confirma un comunicado que Glamis Gold, propietaria de la empresa minera de Guatemala, dio a conocer en Estados Unidos para calmar a sus inversionistas ante la noticia de que una persona murió en los incidentes de protesta. La coincidencia de criterios entre la empresa y el Gobierno de Guatemala es pasmosa, pues ambos sostienen que se trata de una manipulación que grupos interesados hacen aprovechando la ignorancia de la población guatemalteca, sin reconocer que existe entre los pobladores un alto nivel de conciencia respecto a los daños que para el país significa la explotación en busca de oro y sobre los escasos beneficios que para el país reporta ese negocio.
Evidentemente hay un claro punto de contradicción entre lo que el Presidente considera que es el papel de un pastor y lo que la Conferencia Episcopal sostiene al respecto. Berger le pidió a Ramazzini que se ponga al frente de la gente para que acepten la concesión y se conformen con las explicaciones que ha dado Montana S.A., mientras que el Obispo cree que el buen pastor es el que cuida por los intereses de sus fieles y no por los intereses de unos cuantos empresarios. Difícilmente haya acuerdo al respecto y por eso es que el pepián que esperó al cardenal Quezada Toruño esta semana en Casa Presidencial, podrá ser congelado porque no hay muchas probabilidades de que pueda ser degustado.

Extraña que una concesión otorgada por el gobierno de Portillo sea defendida a capa y espada por este Gobierno cuando han visto el diablo en cualquier negocio realizado en el período anterior. ¿Por qué es que la concesión minera no sólo no ha sido cuestionada, sino que es defendida de manera tan tozuda, al punto de provocar enfrentamiento con la población? Ni siquiera la menor sombra de duda ha aparecido respecto a la negociación de Montana con el gobierno pasado y eso es extraño.

Las declaraciones de Ramazzini no dan espacio a duda. La población no aceptará tranquilamente la explotación minera y habrá problemas porque la opinión de la gente es menospreciada por considerar que como son indígenas, son manipulados y no tienen capacidad para pensar por sí mismos. Craso error, creo yo, el que comete el Gobierno al abordar de manera tan simplista un problema tremendamente complejo.

Fuente: www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.